Bocero dice que el triunfo en Ribarroja sabe a gloria pero huye de la euforia

El técnico del Mar Alicante advierte que "aún no estamos en la Copa"

Pedro Pablo Bocero, técnico del Mar./
Pedro Pablo Bocero, técnico del Mar.

El Mar Alicante consiguió en la pista del Cementos La Unión Ribarroja una victoria crucial en sus aspiraciones de lograr la clasificación para disputar la Copa del Reina. Pedro Pablo Bocero, técnico del conjunto alicantino, reconoce que "hemos sumado dos puntos que nos saben a gloria y que nadie espera" y explica que su equipo "sigue en progresión y en cada partido intenta hacerlo lo mejor posible".

Asimismo, admite que sus jugadoras "se han venido arriba" con este triunfo, que supuso una sorpresa por el potencial del rival valenciano. No obstante, Bocero considera que la victoria no va a ser un arma de doble filo y que la plantilla va a continuar actuando con la misma humildad, esfuerzo y sacrificio en cada compromiso. "Conozco las condiciones de mi equipo y no hay que tirar cohetes sino seguir trabajando duro. Intentamos ir a más y es lo que quiero trasmitir a mis jugadoras". En este sentido, advierte: "Hay que hacer ver a las chicas qué equipo somos".

Con ocho puntos en su haber, el Mar Alicante ha dado un paso más en su pugna por disputar la Copa de la Reina. Aún así, Bocero explica que "quedan diez puntos por jugar para la clasificación y todavía tenemos que enfrentarnos al Sagunto (líder de la Liga ABF)" y avisa de que "ahora no podemos confiarnos y perder alguno de los partidos que son contra rivales de nuestra Liga y que también quieren entrar en la Copa de la Reina".

Próximo rival, el Marina Park

El equipo alicantino de la máxima división del balonmano femenino se mide al Marina Park en el Pitiu Rochel en la próxima jornada. A priori, las santanderinas luchan por eludir el descenso de categoría y son un adversario asequible para ganar en la cancha alicantina.

Por este motivo, Bocero cree que el camino es mantener la línea actual. "Ningún equipo lo va a poner fácil. Además ahora vendrán con el respeto que supone el que hayamos ganado al Ribarroja y no van a regalar nada", explica el técnico cordobés, quien recuerda: "Todavía no estamos clasificados para la Copa y espero que no haya relajación".

Aún así, el entrenador del Mar es consciente de que la victoria en tierras valencianas significa un gran empujón para el equipo en la consecución de su primer objetivo de la temporada.