ACM hace público el diseño de los barcos pero Oracle formula al defensor nuevas exigencias

Los americanos califican de "un gran paso adelante" la publicación de la regla aunque aún no están convencidos de que la norma sea "justa"

Larry Ellison, en una presentación de su empresa Oracle./
Larry Ellison, en una presentación de su empresa Oracle.

ACM, la empresa organizadora de la 33 Copa América que debe disputarse en Valencia en 2009, hizo públicas el miércoles por la noche las nuevas reglas de diseño de los barcos. Ernesto Bertarelli, propietario de la organización y del Alinghi, decidió ya de noche que los 46 folios que componen el documento que delimita el diseño del nuevo barco, el AC90, fueran expuestos públicamente en vez de ser enviados exclusivamente a los cinco equipos inscritos hasta la fecha (éstos lo recibieron a última hora de la mañana).

Con este gesto, el empresario suizo creía satisfacer las exigencias del BMW Oracle que le había pedido ver la regla de diseño antes de inscribirse como desafiante oficial; antes de abandonar el litigio que le enfrenta al magnate norteamericano Larry Ellison desde el pasado mes de julio y que trae en jaque a la comunidad de Copa América.

Era la enésima petición que hace el sindicato del californiano. Y, de nuevo, Alinghi accedió a las peticiones, como ha venido haciendo en las últimas semanas.

El sindicato americano calificaba a LAS PROVINCIAS la acción del defensor como un "gran paso adelante" en la voluntad de llegar a un acuerdo final, pero inmediatamente volvían a sacar de la chistera una nueva exigencia: querían ver las reglas que manejaba Alinghi en los pasados meses. Querían comprobar que los cambios realizados por el defensor garantizaban que la regla era "justa" para todos los participantes. "La preocupación siempre ha sido que el defensor tuviera varios meses de tiempo por delante de los desafíos para diseñar y construir un barco nuevo, sin que ninguna otra persona supiera las normas de diseño", dijo ayer uno de los máximos responsables del sindicato americano, Tom Ehman, en un comunicado oficial.

Vuelta de tuerca

"Cuando nuestros diseñadores puedan verificar que todos partirán desde el mismo punto, esperamos que todas las demás cuestiones puedan resolverse rápidamente como se acordó recientemente con los desafíos", en esta frase del representante está ahora mismo el meollo. Para poder calibrar la igualdad han pedido a Alinghi que les envíe los documentos que certifiquen que los suizos han cambiado su plan de diseño en los últimos meses lo que garantizaría una igualdad a la hora de afrontar la competición.

Desde ACM y Alinghi no se quiso ayer salir al paso de las nuevas exigencias del sindicato americano. Probablemente callaron para no explotar, ya que como dijo Hodara a LAS PROVINCIAS en días anteriores: "Nos da la sensación de que no estamos en una negociación sino en una carrera de conejos en la que cada vez que nosotros nos acercamos a ellos con una concesión, se descuelgan con otra exigencia que vuelve a crear una distancia entre los dos".

Lo que es evidente es que la nueva norma que Alinghi presentó el miércoles por la noche sí que demuestra que la ventaja inicial que podía tener el Alinghi en el diseño (algo, por cierto, inherente a la competición en la que el defensor es el que crea la regla desde 1851) ha dejado de ser exagerada. El peso de los veleros ha pasado de las 25 toneladas que el sindicato suizo había expuesto inicialmente a las 23 que han consensuado los cinco equipos inscritos en la competición a fecha de ayer.

Los challengers, sin ventajas

Una parte de los cinco challengers inscritos en la 33 Copa América habían pedido a Alinghi que no hiciera pública la regla de diseño. Su teoría era que algunos sindicatos que todavía no se han inscrito en la competición, iban a disponer desde el miércoles de las mismas posibilidades que los oficiales de avanzar en el diseño del velero.

Los equipos habían manifestado al defensor que el que desee tener las reglas del AC90 debía, previamente, pagar el canon de inscripción para la próxima edición de la Copa América como habían hecho ellos.

Ahora mismo hay media docena de sindicatos que están a la espera de apuntarse a la 33 Copa América. Amén del sindicato italiano que puede ser oficial en los próximos días, está el BMW Oracle; el Ayre, proyecto español de Pedro Perelló; el Victory Challenge de Hugo Stenbeck; el Mascalzone Latino de Vincenzo Onorato y el Areva Challenge, el sindicato francés que estuvo vinculado en la pasada Copa a Gandia.