Un hombre solidario

Alfonso Arenas Férriz./
Alfonso Arenas Férriz.

Inmerso en la última campaña para erradicar la pobreza desde la Plataforma Valenciana Pobreza Cero, que celebra el 20 de octubre en la plaza San Cristóbal, Alfonso Arenas Férriz, conocido por muchos por haber sido concejal de Urbanismo durante la legislatura de José Luis Lassaletta, cuenta con una gran trayectoria profesional de la que presumir.

Nacido en Villena el 2 de abril del 1947, donde tiene la finca Miramontes, declarada establecimiento turístico, es licenciado en Derecho, y ha sido entre varios cargos senador designado por la Comunitat Valenciana en 1988, diputado autonómico por las Cortes Valencianas, y abogado laboralista.

A Alfonso Arenas, jubilado desde hace unos años, lo que realmente le mueve por dentro es el sentimiento de solidaridad de querer ayudar a los demás, sobre todo a los más pobres y necesitados del planeta. "Desde la ONG a la que pertenezco, intentamos que todos los seres humanos tengan los mismos derechos y oportunidades. Hay que conseguir una mayor sensibilización en las personas para que se involucren, no de manera ocasional o puntual, como suele suceder, sino de manera continua en el tiempo".

Si hay una figura importante en todas las labores humanitarias es la del voluntario, que como bien afirma Alfonso Arenas, "es indispensable para ayudar a cambiar el mundo día a día. Ellos son los que realmente palpan la pobreza en sus manos al desplazarse a los lugares más afectados", explica y asegura que lo que le hace seguir dedicando parte de su vida a estas acciones es "ver cómo gracias al esfuerzo personal y colectivo las personas van saliendo adelante, es algo muy gratificante". También apunta que nos encontramos en una sociedad de consumo en donde está todo el mundo obnubilado y embrutecido, "no hay percepción de la pobreza". La campaña para los derechos humanos, que se celebrará en diciembre, se encuentra entre sus proyectos más próximos.

Como ex concejal de Urbanismo, Alfonso opina que se debería dar más prioridad a la conservación del paisaje y mantener una mayor calidad urbana de los espacios públicos la ciudad. "Hay que conservar todo lo que nos da identidad e invertir en esas cosas".

Respecto a la construcción del futuro Palacio de Congresos, se muestra muy en contra, ya que le parece "una barbaridad".

"El Ayuntamiento tiene que dar prioridad a los intereses de la gente y que éstos puedan participar en la elaboración del Plan General y actuar con más claridad y menos ocultismo", concluye.

Fotos

Vídeos