Las Provincias

Valencia, 25 jul (EFE).- Un estudio realizado por Eduardo García Magraner en una tesis doctoral concluye que las patologías de las máquinas puede reducir la producción hasta un 50 %, por lo que ha establecido un sistema que permite mejorar su rendimiento en las grandes líneas de fabricación industrial como las del sector del automóvil.

Según García Magraner, autor de la investigación "Análisis de los sub-tiempos de ciclo técnico para la mejora del rendimiento de las líneas de fabricación" defendida en la Universidad Cardenal Herrera-CEU de Valencia, "la mejora del rendimiento de las líneas de producción en automoción pasa necesariamente por los sistemas de monitorización y control en tiempo real".

En su investigación, Magraner, que es gerente de Ingeniería de Body and Stamping de Ford, desarrolla un sistema inteligente de mejora que permite monitorizar y controlar la línea de producción en factorías de automóviles.

Según García Magraner, los cambios en los procesos de producción del automóvil desde sus orígenes han permitido "la individualización de los productos y responder a las exigencias de los clientes".

No obstante, ha indicado que el ámbito científico "no se ha seguido el mismo ritmo, produciendo un 'gap' importante entre las necesidades de producción y las respuestas que la ciencia da a los problemas industriales", que en el estudio se ha pretendido resolver con "una mejora del modelo matemático de las líneas de producción".

Para validar el prototipo diseñado en la tesis, se ha utilizado la línea de soldadura completa ubicada en la fábrica Ford en Almussafes y que es capaz de fabricar las 68 versiones diferentes de uno de los modelos de vehículos que fabrica Ford en la factoría de Almussafes.

Los modelos y el orden en el que se fabrican también son una variable a tener en cuenta, que depende de las demandas del mercado, y en el caso "más desfavorable puede reducirse hasta un máximo de un 40 % del valor promedio en función del orden de fabricación de los modelos".

El simulador también permite realizar un análisis particularizado para cada modelo, mostrando un desbalanceo entre las estaciones y modelos e indicando posibles acciones de mejora", añade el gerente de la empresa.

También ha estudiado cómo afecta el deterioro de los componentes de las máquinas a la tasa de producción, y para ello se han seleccionado cinco patologías típicas de la línea de soldadura de Ford Almussafes.

Estas patologías son: agarrotamiento y la fatiga que se genera en la válvula proporcional que controla la presión de la pinza de soldadura; el deterioro del cilindro neumático que mueve la pinza; el deterioro del transformador que transmite la corriente eléctrica que produce la soldadura; una pérdida de presión; y una pérdida de velocidad del brazo robot.

"Los resultados muestran cómo afecta cada una de las patologías a la producción, llegando a reducirla hasta en un 50% en el caso más desfavorable", ha explicado Eduardo García Magraner.

Esta tesis, que ha obtenido la máxima calificación, ha sido dirigida por el profesor de Ingeniería Informática de la CEU-UCH, Nicolás Montés, y es la primera que la empresa Ford de Almussafes financia en una Universidad de la Comunidad Valenciana.