Las Provincias

Alicante, 15 sep (EFE).- La Orquesta Batiste Mut, de El Campello, ha recuperado el patrimonio musical de la Sociedad de Conciertos de Alicante La Wagneriana, desaparecida en 1937, con una exposición de instrumentos, partituras y documentos de prensa de la época que se mostrará en el complejo las Cigarreras hasta el 5 de octubre.

Activa desde 1903 hasta 1937, la orquesta de pulso y púa La Wagneriana era reconocida a nivel nacional y llegó a actuar en las celebraciones de la boda de Alfonso XIII en Madrid.

Tras las indagaciones iniciales en Alicante y El Campello, así como en los archivos Municipal y de la Banda Sinfónica, los promotores de la iniciativa han conseguido reunir materiales e instrumentos para montar una exposición con la que reflejar la trascendencia que tuvo La Wagneriana, considerada "una orquesta maravillosa, de carácter nacional".

Los actos de homenaje a La Wagneriana, -creada en 1903, que dio su primer concierto en el Teatro Principal en 1904 y presentada en Madrid en 1906- empezarán mañana en la Casa de la Música de las Cigarreras, donde se inaugurará la citada exposición, que estará abierta al público hasta el próximo 5 de octubre.

La muestra está integrada por instrumentos musicales, partituras escritas a mano, documentación sobre arreglos para adaptar piezas sinfónicas para ser tocadas con los instrumentos de pulso y púa (bandurria, laúd y guitarra), publicaciones de principios del siglo XX alusivas a la sociedad y otras evidencias.

Además, la Orquesta de pulso y púa Batiste Mut homenajeará a La Wagneriana con varios conciertos, el primero de los cuales se ofrecerá el próximo sábado.

Esta orquesta desarrolla una labor de investigación sobre la Sociedad de Conciertos La Wagneriana de Alicante, con la finalidad de recuperar una página notable del patrimonio musical de la provincia.

La calidad interpretativa de La Wagneriana abocó al sello discográfico Odeón a solicitarle diversas grabaciones, que quedaron plasmadas en discos de pizarra, algunos de cuyos sonidos han podido ser recuperados de los archivos de emisoras de radio de Alicante y Barcelona.

También se tiene constancia de que la Biblioteca Nacional conserva material sobre esta agrupación alicantina, que estaba compuesta por veintiocho músicos y a cuyo frente estuvieron los directores Marcos Ortiz (1903-1905), Juan Latorre (1905-1915), Vicente Poveda (1923-1924) y José Torregrosa (1924-1937).

En rueda de prensa, el teniente alcalde de Cultura, Miguel Valor, ha respaldado los trabajos de investigación y de difusión para que La Wagneriana recobre su "brillo" histórico.

Además de facilitar espacios para la muestra (vestíbulo de la Casa de la Música de las Cigarreras) y el primer concierto (auditorio de este mismo equipamiento), Valor ha emplazado a los responsables de Batiste Mut a volcar en un libro todo el material que están recabando sobre la sociedad de conciertos.

Por su parte, el director titular de la Orquesta Batiste Mut, José Antonio Pastor, el presidente de la Federación Alicantina de Plectro y músico de esa formación, Manuel Hernández, y uno de los iniciadores de la investigación, Jaume González, presentes también en la misma comparecencia informativa, han tomado nota del reto.

Estos tres representantes de la Batiste Mut han elogiado el trabajo que se conserva de los arreglistas que trabajaron para La Wagneriana.

También han expresado su deseo de que se escuche en el concierto programado para este sábado, al que seguirán dos más previstos para los días 9 y 14 de noviembre en la Casa de Cultura de El Campello y en el Auditorio de la Diputación de Alicante (Adda), respectivamente.

Las pesquisas seguirán a través de las familias de los directores que llevaron la batuta de La Wagneriana, que es posible que conserven partituras.

Los objetivos que se persigue con estos trabajos, los ensayos y los conciertos es dignificar toda esta música de pulso y púa, y lograr que las enseñanzas para tocar la bandurria entren en el Conservatorio 'José Tomás' de Alicante, al igual que ya están en los programas que se imparten en Castellón, Murcia, Zaragoza o Barcelona, entre otras ciudades.