La campaña de las europeas se vuelve autonómica en la Comunitat

La campaña de las europeas en la Comunitat Valenciana está convirtiéndose en un avance de las autonómicas de 2015. Los dos grandes partidos trufan de referencias cercanas el contenido de sus discursos. Tanto PP como PSOE, EU y Compromís saben que el examen de dentro de un par de domingos no es definitivo, que posiblemente la abstención será alta y que un año en política es mucho tiempo, pero indicará, mejor que ninguna encuesta, la situación en la que cada uno de ellos se encuentra en la recta final de las elecciones a Les Corts.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ayer mismo, en el mitin central del PP en Alicante, afirmó que los comicios del 25 de mayo son para seguir la senda de la recuperación, continuar creando empleo y defender los intereses de los valencianos en Bruselas, porque nos jugamos seguir cambiando lo que nos dejaron los socialistas para continuar generando ilusión y optimismo.

Ximo Puig, el líder de los socialistas valencianos, durante su intervención de ayer en l'Eliana, continuó este tipo de discurso, incluso al contestar una crítica de Fabra al expresidente del Gobierno Rodríguez Zapatero, a quien le reclamó que pidiera perdón por sumir España en la crisis. Aunque los dirigentes del PPCV fueran arrodillados a la Santa Faz todos los días del año, el pueblo valenciano no los perdonará, porque si tuvieran que pedir perdón por habernos dejado el 30% de paro, el 30% de exclusión social y el 35% de deuda, no podrían hacer suficiente penitencia.

El secretario general del PSPV carga la tinta de sus discursos en tratar de minar a los populares valencianos. Lo peor que ha hecho la derecha no ha sido únicamente empobrecernos, sino que nos hace pasar vergüenza porque han acabado con la imagen de la Comunitat, dijo, aunque se olvidó en el tintero que la buena imagen de los valencianos había nacido con el PP al frente del Consell.

Sólo el PP defiende las cuestiones que preocupan a los valencianos como ya se demostró con la llegada del AVE a Alicante para potenciar nuestro sector turístico o consiguiendo acuerdos que parecían imposibles para que llegara el agua que necesitamos, incidió ayer el presidente Fabra.

Los guiños a los potenciales electores de mayo de 2015 son continuos. El vicepresidente del Consell, José Císcar, afirmó que votar al PSPV supone hacerlo a la radicalidad de Esquerra Unida y al movimiento antisistema de Compromís.

Incluso EU se ha subido a ese carro. La número cuatro de la lista de Izquierda Unida, Marina Albiol, afirmó el viernes que la Ciudad de las Artes y las Ciencias adeuda 172 millones de Euros al Banco Europeo de Inversiones del préstamo de 210 millones de euros que le concedió para la construcción del complejo. La Ciudad de las Artes y las Ciencias es un ejemplo de despilfarro, junto a otras infraestructuras, como el aeropuerto de Castellón o la Ciudad de la Luz. Son símbolos de los delirios de grandeza, infraestructuras de muy poca utilidad para los valencianos que ahora pagamos con más crisis y más paro, señaló.

Compromís no se queda atrás. Jordi Sebastià, el candidato de Primavera Europea y alcalde de Burjassot, dijo el sábado en Alicante que ante el austericidio, las prácticas corruptas, el saqueo de las arcas públicas, las políticas insostenibles, la injusticia y la mentira, se quiere llevar a Europa una primavera que reinicie las instituciones desde la solidaridad, la sostenibilidad y la democracia.