Cuatro hombres aceptan entre 7 y 14 años de cárcel por matar a otro con el quedaron para robarle marihuana

Los acusados han reconocido los hechos que se les imputan

EPVALENCIA

Cuatro hombres han aceptado cumplir entre 7 y 14 años de prisión por matar a otro con el que habían quedado en la localidad valenciana de Alberic para robarle tres kilos de marihuana. Los acusados han reconocido los hechos que se les imputan en una vista que ha tenido lugar en la sección quinta de la Audiencia Provincial de Valencia y en la que el tribunal, de forma excepcional, se ha compuesto por cuatro magistrados por ser el último juicio presidido por Domingo Boscá antes de jubilarse.

Inicialmente el ministerio fiscal pedía para los acusados 29 años de prisión por un delito de asesinato, otro de allanamiento de morada en concurso con un delito de robo con violencia e intimidación, un delito contra la salud pública y otro delito de tenencia ilícita de armas de fuego reglamentadas.

No obstante, se ha llegado a un acuerdo por el que se ha rebajado la pena hasta los 14 años de prisión para el autor material del crimen, y para 7, 8 y 9 años de cárcel para los otros tres acusados por cómplices y coautores de un delito de homicidio, otro de robo con violencia, otro de salud pública y un delito de tenencia ilícita de armas. Así mismo, tendrán que indemnizar a la madre de la víctima con 11.000 euros; y con otros 127.000 euros para su pareja sentimental.

Los hechos se remontan al 27 de noviembre de 2010, día en que los acusados habían quedado con la víctima, a la que le habían ofrecido 13.500 euros por tres kilos de marihuana. Así, los procesados -armados con una pistola semiautomática- se desplazaron desde Algemesí a Alberic, y una vez allí, dos de ellos subieron al domicilio con la víctima, mientras los otros dos esperaban en las inmediaciones.

En la vivienda, en el momento en que iban a hacer la transacción pactada, uno de los acusados sacó la pistola, la exhibió a la víctima y a otros dos amigos que estaban presentes, y les ordenó que se tiraran al suelo.

Este acusado les hizo ponerse de rodillas y dirigirse hasta el fondo de la habitación. Dos de las víctimas obedecieron, pero la tercera intentó levantarse, con lo que recibió varios golpes en la cabeza con la pistola, así como varias patadas en la cara.

Seguidamente, este último hombre se levantó e intentó salir corriendo de la habitación, ante lo que el acusado que llevaba el arma le disparó a corta distancia, a quemarropa y por la espalda. A continuación, y una vez herido, salió corriendo por el pasillo hacia la puerta, abandonó la vivienda, y sus dos amigos salieron con él.

Falleció en la calle

La víctima herida, de 31 años, llegó andando hasta la calle, donde instantes después y tras la llegada de los servicios sanitarios falleció. Todos los acusados conocían perfectamente que uno de ellos portaba un arma, con lo que asumían las consecuencias que podían derivarse. Así mismo, sabían que ninguno llevaba los 13.500 euros ofrecidos para la transacción, con lo que la intención era robar los tres kilos de marihuana.

Tras el disparo, los acusados abandonaron la vivienda y uno de ellos se deshizo del arma en las inmediaciones de la estación de Alberic. Luego se subieron al vehículo en el que les esperaban los cómplices.

El arma fue hallada el 29 de noviembre por dos empleados de la empresa de mantenimiento y limpieza de la vía férrea, que la entregaron a agentes de Policía. En ese momento, la pistola se encontraba en perfecto estado de funcionamiento, aunque para su adquisición, tenencia y uso se requería licencia de armas, algo con lo que no contaban los acusados.

En el registro de la vivienda de uno de los acusados, ubicada en la localidad valenciana de la Pobla Llarga, los agentes hallaron una habitación habilitada como laboratorio de marihuana, una plataforma que soportaba 80 plantas, con una media de entre 35 a 40 centímetros de altura, y sobre las plantas dos focos potentes de luz, fertilizantes y otros productos para acelerar y mejorar el crecimiento de las plantas.