Castillejo se retira indignado y Borao responde: «Quizá no estaba en su mejor forma»

El catalán culpa a la organización del maratón de Valencia de su retirada en el kilómetro 17 y el presidente de SD Correcaminos asegura que tenían un acuerdo escrito

T. C. , P. H.VALENCIA
Carles Castillejo, tras abandonar la carrera. / F. M./
Carles Castillejo, tras abandonar la carrera. / F. M.

El catalán Carles Castillejo, vigente campeón de España, era una de las bazas importantes de la 33 edición del Maratón de Valencia. Pero no ha acabado la carrera. El atleta se ha retirado en el kilómetro 17, tal y como él mismo ha colgado en su cuenta de twitter.

Castillejo ha cargado contra la organización y ha asegurado sentirse "estafado": "Trabajas meses y meses para una cosa y luego te encuentras esta mierda", ha escrito sin tapujos. Asegura que llegaba a Valencia para realizar una prueba en unas determinadas condiciones que, según él, no se han cumplido. "Solo desde el kilómetro 1", refiriéndose a que en la carrera no había ninguna "liebre", corredores que marcan el ritmo de los que van en cabeza.

Castillejo ha criticado duramente que los responsables del maratón sólo persiguen batir el récord de menor tiempo en suelo español. Los comentarios del deportista han corrido como la pólvora por la red social.

La respuesta de la organización

Paco Borao, presidente del SD Correcaminos (organizador del maratón valenciano) no ha tardado en contestar a las acusaciones de Castillejo. Borao charló ayer con el propio corredor catalán, después de la reunión técnica entre atletas, entrenadores y organización, y no se esperaba ni la retirada de Castillejo ni las acusaciones posteriores.

Según el presidente del SD Correcaminos, el primer problema surgió cuando el corredor Rafa Iglesias -compañero de Castillejo- causó baja en el maratón de Valencia. Entonces, el mánager del catalán -José Alonso Valero- habló con el propio Borao para ver que corredores harían de liebres a Castillejo en las calles de Valencia.

«En la reunión técnica de ayer por la tarde se quedó claro que habría un grupo que marcaría un ritmo de 1:03:30 en el medio maratón, mientras que un segundo lo haría en 1:04:30, en ese debía estar un grupo muy numeroso con los rusos y el propio Castillejo. Así quedó claro en la reunión, donde estaban los kenianos también», explica Borao, que asegura el acuerdo también quedó sellado por escrito. En ese segundo grupo iba a estar Hassane Ahouchar, con un ritmo y un objetivo similar al de Castillejo, pero el marroquí causó baja por fiebre y no pudo correr junto al catalán.

Tras la presentación de los atletas de élite del viernes, LAS PROVINCIAS presenció una conversación informal entre Castillejo y Borao en la que el atleta catalán se interesaba por las liebres. El presidente de la SD Correcaminos le comentó que iría en ese segundo grupo de alrededor de casi diez atletas africanos con marcas personales de 2:10 y 2:11 y con la misión de llegar al medio maratón en 1:04 y la intención de rondar las 2 horas y 9 minutos en la meta.

Castillejo se mostró conforme, e incluso aliviado, al saber que contaría con el apoyo de un grupo tan numeroso de corredores de tan alto nivel.

Tras esa reunión, en la que no estaba Borao, el director del SD Correcaminos habló con Castillejo porque el catalán no parecía satisfecho. Pedía a la organización liebres específicas, pero Borao le explicó que el catalán no debía de qué preocuparse ya que su grupo sería «muy numeroso».

«En el kilómetro 15, Carles iba a 47:16, con una proyección de 2:13:00 en la línea de meta, un tiempo que demuestra que no iba bien. Quizá no estaba en su mejor forma», explicó Borao a lasprovincias.es.

El director del SD Correcaminos quiere volver a ponerse en contacto con José Alonso Valero -ya lo hizo para llegar a un acuerdo económico- para aclarar esta polémica. Además, medirá los tiempos de paso del catalán en los primeros kilómetros para justificar su teoría de que el atleta no había llegado a Valencia en las mejores condiciones.