Tijeretazo a los centros de menores

La Conselleria asegura que va a seguir apoyando a los establecimientosy que sólo pretende «homogeneizar su funcionamiento»

D. VALERO A. CHECA
Tijeretazo a los centros de menores

Indignados. Así se encuentran los centros de día de protección de menores de la Comunitat, que la pasada semana abandonaron su reunión con la secretaria autonómica de Familia y Solidaridad, Lucía Cerón, tras sentirse «faltados al respeto». Según indican, el encuentro tuvo como objeto comunicar a estas entidades privadas sin ánimo de lucro la finalización del actual concierto vigente desde hace doce años prevista para el próximo 30 de noviembre e informarles sobre los nuevos modelos contractuales previstos por la Conselleria de Bienestar Social tras este cambio.

Fue la Asociación Profesional de Instituciones de Menores (Apime), entidad que aglutina al 75 por ciento de los centros de protección de la Comunitat, la que informó de este recorte, del que discrepan en la Generalitat. La secretaría autonómica indicó ayer que la utilización del concierto u otro instrumento jurídico para regular la aportación económica «no pone en peligro en ningún caso la continuidad del recurso de centros de día de menores».

«La Conselleria va a seguir apoyando, como hasta ahora, este recurso preventivo que considera fundamental. Se pretende homogeneizar el funcionamiento y la coordinación de todos los centros de día que existen , así como las aportaciones económicas que reciben de la Generalitat y el instrumento jurídico para hacerlas efectivas. Todo ello bajo los principios de legalidad, eficacia y eficiencia», informaron desde el Consell. También añadieron que «el concierto existía sólo para 19 de los más de 50 centros de día de la Comunitat». «El resto son financiados a través de subvención», apuntaron.

Pero los responsables de los centros de día continúan denunciando el impago de los servicios de atención a menores tutelados por la administración y en situación de desprotección. Según detallaron, en estos momentos les adeudan más de 12 millones de euros. La entidad ya informó semanas atrás de que los centros de día de menores de la Comunitat, que amparan a alrededor de 2.500 jóvenes con necesidades educativas, familias desestructuradas o con problemas económicos, corre un serio peligro.

«Aún no se sabe la cantidad, pero lo cierto es que es inminente un recorte del presupuesto destinados desde la Conselleria de Bienestar Social a estos centros», denunciaba Adolf Montoliu, miembro de la coordinadora de los establecimientos en una información publicada por este periódico hace 15 días. Montoliu incluso cuantificó entonces los efectos que podría tener la disminución de las ayudas que ahora se ha confirmado: «Por cada recorte de la administración de 35.000 euros, 12 menores dejarán de ser atendidos de manera integral y con seguimiento educativo».

Un recorte de estas características impediría transformaciones como la que experimentó Andrea. «He tenido la posibilidad de aprender. De saber más de lo que pensaba que podía aprender», reconoce la propia menor de 15 años tras varios meses en uno de estos centros. «Presentaba un nivel de absentismo escolar brutal. El año pasado prácticamente no fue ni un solo día al instituto», subraya Ana Cañeque, coordinadora de un centro de día de Valencia. Andrea ahora ha logrado superar segundo de la ESO y se halla inmersa en un nuevo curso de formación.

Fotos

Vídeos