Narices anticoca

'Urco', el as canino antidroga de Burjassot, es el último ejemplo de un elenco de 'hocicos de oro'. A algunos hasta los amenazan de muerte

ARTURO CHECAVALENCIA
El hocico de 'Urco' es afilado como una flecha. / D. Torres/
El hocico de 'Urco' es afilado como una flecha. / D. Torres

El hocico de 'Urco' es afilado como una flecha. Sus ojos no paran quietos en su marcada cara. Olfatea aquí. Mira allá. Casi se diría que sonríe cuando da con una papelina o una piedra de hachís. El sagaz ejemplar de pastor belga malinois es el mascarón de proa del éxito de la Unidad de Respuesta Canina Operativa (URCO) de la Policía Local de Burjassot. El perro antidroga es la joya de la corona, uno de los principales responsables de sus cifras de récord: medio centenar de incautaciones de droga en cuatro meses.

Pero su caso es el último del Olimpo de los perros. Hay una legión de 'narices divinas'. Y de ese cielo es difícil olvidar a 'Nolan'. Mestizo con tintes de braco, su destino era mucho más oscuro de lo que finalmente fue. Un policía local de Algemesí se lo encontró en una bolsa de basura. Un inocente cachorro destinado a la trituradora del vertedero. Otro crimen de los que tanto abundan. El agente lo adiestró durante años. Hoy es uno de los mejores perros antidroga de España. Por algo estuvo a comienzos de año en el I Curso de Guías de Perros Detectores de Estupefacientes de Badajoz.

En el mundo, hay auténticos perros míticos. Pocos más que 'Zuyaqui', el can policía que más droga ha detectado en la historia de México, paraíso de los narcos donde los haya. El cuerpo del pastor alemán embalsamado permanece expuesto en el el 'Museo del Narco' de Ciudad de México, entre pistolas de oro y montañas de joyas, algunos de los bienes que ayudó a arrebatar a los 'Señores de la Droga'.

Muchos de estos policías de cuatro patas se juegan literalmente la vida como sus compañeros bípedos. Que se lo digan a 'Boss', un labrador color canela que ha recibido hasta amenazas de muerte de los narcos de Río de Janeiro. Hay que matar al 'marrón', escuchó la policía a los traficantes en una conversación intervenida. El 'marrón' no era otro que el crack de 'Boss'. Lógico cuando su hocico es capaz de detectar hasta 400 kilos de marihuana... incrustados en el interior de una maciza pared de cemento.

Y la especialidad de estos ases no es sólo la droga. Que se lo digan a Gao Ping, el fraudulento 'Señor de los Todo a 100', el líder de la mafia china desmantelada a finales del año pasado en España y cuya ruina se fraguó en el hocico de perros podencos, bretones españoles, pointers y Springer Spaniel, los tesoros de la Sección Operativa Central de Guías Caninos de la Policía Nacional. El líder de los canes era 'Duque', un braco húngaro de dos años y clave del tremendo logro del equipo: descubrir 9,5 millones de euros ocultos en zulos de las naves del mafioso chino.

Fotos

Vídeos