Condenan al jefe de policía de Manises por mentir «descaradamente» al juez

Ha sido condenado a inhabilitación y pena de prisión de diez meses por dar datos falsos sobre el traslado de un agente

EFEVALENCIA

La Audiencia Provincial de Valencia ha condenado al intendente jefe de la policía local de Manises por un delito de falso testimonio, ya que durante un juicio mintió "de una manera descarada y soez" y dijo "lo contrario a la realidad" para provocar "una equivocación de la juez". Según recoge la sentencia, el jefe de policía ha sido condenado a una pena de diez meses de prisión y a la inhabilitación para ese empleo o cualquier otro cargo público durante el tiempo de la condena, así como a una multa de seis meses con una cuota de diez euros al día.

Los hechos ocurrieron durante el juicio oral celebrado en enero de 2012 ante los juzgados de lo contencioso administrativo tras la demanda que presentó un agente de la policía contra la decisión de su superior, A.P.Z., de cambiarle de destino, supuestamente porque el grupo al que pertenecía estaba "sobredimensionado".

El agente, que era delegado sindical en el Ayuntamiento de Manises del Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos, mantenía "tensas relaciones de naturaleza sindical" con su superior, que se "agriaron" especialmente tras las reuniones para determinar las condiciones laborales del año 2007, y unos meses después se le cambió de destino.

Durante el juicio por esa causa, el jefe de Policía compareció como testigo y faltó "de una manera radical, descaradamente" y "sustancial a la verdad con un claro ánimo de perjudicar al demandante", con el fin de mantener su decisión y "provocar" la desestimación de la demanda, según recoge la sentencia. Así, el acusado mintió y dio "erróneo" un dato "esencial" para el tribunal a la hora de valorar la "racionalidad" del traslado del agente del grupo que hacía siete días de servicio y siete de descanso a la policía de barrio.

De esta forma, sostuvo que el grupo al que pertenecía el agente era "el más numeroso", ya que estaba compuesto por siete personas, pero en realidad dos de esos agentes estaban de baja por un grave accidente, como él sabía "dada su calidad de jefe" y en contra de lo que manifestó "de manera paladina" en el juicio.

"Su conducta es bochornosa al mentir como lo ha hecho para sostener una decisión suya, que si es adecuada a derecho o no está pendiente de determinarse, en un juicio donde faltó a la verdad, por lo que entiende este tribunal que no cabe imponer la pena en si mínima expresión", señala la sentencia, contra la que cabe recurso de casación.

El fallo destaca que el acusado "faltó sustancialmente a la verdad negando algo que sabía", con "clara intención" de provocar una sentencia "defectuosa", y resalta que decir la verdad "es un deber moral sin cuyo cumplimiento la vida social, basada en la confianza mutua, se hace harto difícil".

Fotos

Vídeos