Ismael Serrano abre las puertas de su café en Valencia

El Palacio de Congresos dejó de ejercer su función habitual para convertirse en un bar nocturno, el 'Café de los Recuerdos'

MARÍA GARDÓVALENCIA
Ismael Serrano abre las puertas de su café en Valencia

Anoche ocurrió un suceso extraño en el Palacio de Congresos. Durante tres horas y media, el auditorio de la avenida de las Cortes Valencianas dejó de ejercer su función habitual para convertirse en un bar nocturno, el Café de los Recuerdos, donde entraban almas perdidas para abalanzarse sobre la barra y contar su historia particular. A ese lugar todo el mundo estaba invitado.

Los trabajadores del local no eran desconocidos para nadie. A las 21.15 horas, fueron presentándose al público uno tras otro. Jacob Sureda, en los teclados y el acordeón, y Javier Bergi, en la percusión y la guitarra, acompañaron a Ismael Serrano como maestro de ceremonias. El cantautor madrileño pisó el escenario cantando Semana, un tema que pertenece a su nuevo trabajo Todo empieza y todo acaba en ti. Apareció vestido con un chaleco negro, camisa, corbata y un delantal, como todo buen camarero que se precie. Desde lo alto del escenario invitó a todos los presentes (que llenaban prácticamente todo el graderío) a dejarse llevar por los relatos que allí se iban a narrar y a atreverse a compartir los suyos.

Ismael Serrano fue desgranando los temas de su último trabajo bajo el contexto del Café de los Recuerdos y siendo fiel a su tradición de teatralizar e hilvanar cada canción con una historia. Poco a poco se fueron sumando los himnos de su discografía como Últimamente, Vértigo, Recuerdo o Sucede que a veces. Pasadas las 12 de la noche, el recital encaró su recta final con todo el público en pie al borde del escenario. Todavía guardaba varias sorpresas como la interpretación del mítico tema Y sin embargo de Joaquín Sabina. Como es costumbre en sus actuaciones, Papá cuéntame otra vez concluyó el espectáculo.

Fotos

Vídeos