Kelly Faces, hermana de Antonio Anglés, participa en 'Tú sí que vales'

Risto Mejide se cebó con ella y dijo que sentía vergüenza ajena: «Esto que has hecho, ¿qué coño es?»

F. J. MARTÍNEZVALENCIA

Los Anglés parecen haber enderezado su vida. Hace tres años, Roberto fue detenido por asaltar un bar de Massanassa. Antes ya acumulaba antecedentes delictivos. En la década de los 90, los hermanos más conflictivos, Juan Luis, Roberto y Mauricio, pasaron largas temporadas en prisión por delitos comunes.

'El Mauri' empezó a imitar a Antonio apenas siendo un mocoso. Era aún menor cuando en noviembre de 1992, poco antes del sangriento triple crimen, perpetró un asalto a un banco de Buñol junto a sus dos hermanos y otro nombre elevado por los asesinatos de Alcàsser a los más nefastos altares de la crónica negra: Miguel Ricart.

Pero Mauricio ha encauzado su vida tras cambiarse los apellidos, como el resto de sus hermanos. Ahora regenta un restaurante en Valencia con Carlos, el más pequeño de la saga. Y Kelly Faces, nombre artístico de la hermana pequeña del fugitivo, participó en 'Tú si que vales' y aguantó con postín la lengua afilada de Risto Mejide.

Esto que has hecho, ¿qué coño es?, dijo Risto, que se cebó con Kelly al afirmar que si pretendía ser artista con esa actuación iba a fracasar como en sus anteriores profesiones.

Risto también aseveró que sentía vergüenza ajena, y advirtió al equipo de casting del programa que la próxima vez que viera un número de ese estilo, les haría salir al escenario para que todo el mundo vea quiénes son los responsables de ciertos números.

Kelly Faces aguantó el tipo y explicó que estaba en el paro, y que intentaba ganarse la vida como buenamente podía. El público aplaudió entonces a la mujer. También reconoció que el número lo había preparado en sólo dos semanas.

Kelly declaró en el juicio del caso Alcàsser que no creía capaz a Ricart de cometer los crímenes, pero no cofirmó la coartada del único procesado y condenado por los asesinatos.

La hermana de Anglés, que fue la primera en renunciar al apellido, trabajó un tiempo como azafata y en el mercado de divisas. También fue empleada de un casino de Las Vegas. Kelly es otra de las víctimas del caso Alcàsser, y aunque compartía techo con sus hermanos cuando ocurrieron los terribles hechos, ella ya llevaba entonces una vida aparte y sabía poco de las fechorías de Antonio Anglés y Miguel Ricart.