Un turbonado recorrió la playa y la ciudad

El fenómeno, que actuó en forma de peonza, entró en Gandia sobre las 20.12 horas como una pequeña manga que accedió desde el mar entre los edificios Aiguablava y Bermudas

ZOA SANZVALENCIA

El fenómeno que atravesó Gandia fue un turbonado. Se formó cuando la línea de tormentas que provenía de Alicante se «alió perfectamente». «Al entrar en la ciudad y tocar tierra se convirtió en un pequeño tornado», explicó Torró.

El fenómeno, que actuó en forma de peonza, entró en Gandia sobre las 20.12 horas como una pequeña manga que accedió desde el mar entre los edificios Aiguablava y Bermudas, «arrancando chiringuitos y todo lo que encontraba a su paso». El turbonado aumentaba de velocidad en calles estrechas donde, «al estrangularse, se retroalimentaba y cogía una fuerza cada vez mayor».

Prosiguió por el parque del País Valencià y la plaza del Prado llevándose por delante vallas. Arrancó árboles, tiró cornisas y arrastró contenedores. Posteriormente pasó al recinto ferial, donde se han contabilizado daños en 30 vehículos. Luego se dirigió a los comercios de la zona de Les Palmeres hasta llegar a las obras del nuevo hospital.

La fuerte tromba de agua dejó una punta de 207 litros de agua por metro cuadrado a las 20.12 horas. Una hora después, a las 21.30 horas, la ciudad recuperó su calma. Dejó de llover, pero quedó la imagen de la desolación. Se registraron 110 litros de agua por metro cuadrado.

El recinto ferial permanecerá cerrado al público hasta que los técnicos revisen las instalaciones para certificar que pueda volverse a abrir. En cualquier caso deberán pasar un mínimo de dos semanas, según indicó el concejal de Cultura, Vicent Gregori. Eso, sí no se suspendieron los festejos de la Fira i Festes.

La Policía Local cerró al tráfico rodado la plaza del Prado, las calles Villalonga, Vallier, Fundació Pare Vicent Ferrer, y Mesquita del Raval a consecuencia de los destrozos ocasionados por el vendaval.

Arturo Torró, en nombre de la ciudad, agradeció el interés que los alcaldes de la comarca han tenido interesándose por lo ocurrido y poniéndose a disposición del de Gandia, así como de la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Paula Sánchez de León; los consellers Serafín Castellano y Lola Jonson; el presidente de la Diputación, Alfonso Rus, y la propia alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.