Las barbies valencianas hacen las maletas

Los coleccionistas de la Comunitat se reúnen este viernes para vestir a la famosa muñeca antes de participar en la primera convención nacional

MARÍA GARDÓVALENCIA
Barbie ataviada con uno de los trajes realizados por la coleccionista Carmen Ortí./ LP/
Barbie ataviada con uno de los trajes realizados por la coleccionista Carmen Ortí./ LP

Es la chica de plástico más famosa del mundo, aunque nunca ha pasado por el quirófano. Sus increíbles curvas son de serie, nacen de las fábricas de Mattel. Ha sido rubia, morena y pelirroja. Caucásica, africana y asiática. Pese a tener 53 años, nadie le echaría más de 30. Siempre está radiante y es el símbolo de la mujer glamurosa por excelencia.

Ella es Bárbara, pero todos la conocen como Barbie. Y a pesar de lo que pueda parecer, no es sólo un juego de niñas. En España, el coleccionismo de Barbie siempre ha sido catalogado como una afición friki. Estos prejuicios suelen nacer del desconocimiento. Al otro lado del charco, en Estados Unidos, la muñeca de medidas perfectas arrastra una legión de seguidores y las realizadas para atesorar (series collector) pueden alcanzar precios de 1.200 euros por muñeca.

Con el fin de aunar a los amantes de Barbie españoles, desperdigados hasta hace dos años, nació el blog de Ken. José Luis Montesdeoca es su creador y tenía dos pretensiones. Por un lado, fomentar al asociacionismo en el país y por otro, realizar la I convención de coleccionistas de Barbie de España, tal y como se realizan en otros lugares de EEUU o Europa. Para ello crearon la Barbie viajera, una muñeca que visitaría diferentes lugares del país, se vestiría con los trajes regionales de la zona y se haría una instantánea en sus monumentos más emblemáticos.

El encuentro serviría como reunión de los coleccionistas de la ciudad. Así es como el próximo viernes 17 llegará a Valencia para fotografiarse, vestida de fallera, en la Ciudad de las Artes y de las Ciencias. El encuentro reunirá a una decena de fans en el Centro Comercial El Saler, donde podrán intercambiar inquietudes e incluso encargar nuevos vestidos.

La anfitriona de la reunión en la capital del Turia es Carmen Ortí, una coleccionista valenciana que lleva más de 20 años recopilando diferentes modelos. «La primera que vi fue con 7 años, me la trajo mi tío desde Estados Unidos y me quedé impactada, nunca había visto una muñeca con pinta de mujer», recuerda. A partir de los 80 se vivió el boom Barbie en España con su llegada a la península, pero la fiebre de Carmen por las chicas de plástico no se disparó hasta los 90, cuando viajó a América del Norte y descubrió las collector, hechas para adultos.

En la actualidad cuenta con unas 400 que guarda en el taller de su marido que es artista fallero. Su particular compendio puede dividirse en tres partes. Están las que no son para colección y utiliza para jugar con su nieta, las collector y las que ella llama recuperadas: «Son barbies que encuentro abandonadas en rastros y mercadillos, las compro, las restauro y les hago vestidos, quedan guapísimas», dice. Las conserva en cajas para protegerlas.

Carmen no sólo se divierte acumulando muñecas sino que su segunda pasión es vestirlas. En total les ha confeccionado unos 50 o 60 vestidos. De hecho su muestrario particular es perfecto para comprender los cambios de medidas que ha sufrido la muñeca a lo largo de 24 años: «Antes eran más pechugonas». Como valenciana, Carmen se lanzó hace años a coser trajes de fallera para Barbie hace unos años. El primero lo hizo con un retal del vestido de su nieta y unos trozos de pendiente. Esta tradición le ha convertido en la modista particular de la Barbie viajera que este viernes visita la ciudad. A ella le ha cosido un traje con corte del siglo XIX, mangas de farol y manteletas con puntilla. No le falta detalle.

Antes de pasar por Valencia, la Barbie viajera hizo una parada muy especial en Alicante durante Las Hogueras. En esta ocasión se juntaron varios fans alicantinos. Una de ellas fue Gloria Díez que acaba de fundar la Asociación de Coleccionistas de Barbie en España. Como fan de la chica de plástico (tiene unas 80) sentía la necesidad de juntarse con otros como ella y así se volcó en la iniciativa de montar la convención nacional a través del blog de Ken: «Pasamos de ser 30 personas a casi 600 en menos de año y medio», señala.

El traje de alicantina para la reunión lo elaboró Pepi, madre de Adrián Llopis, otro fan del sur de la Comunitat que cuenta con unas 55 barbies en casa. «Siempre buscamos las que estén enfocadas al mundo adulto y las tengo en vitrinas de cristal», señala. Pepi también ha realizado otros trajes regionales como el de buñolera.

Las reuniones han dado sus frutos y las Barbies valencianas ya hacen las maletas para el encuentro nacional que se celebrará en Barcelona el próximo octubre. La cita promete ser histórica.