Hallan el cuerpo sin vida del piloto y el helicóptero a 16 metros de profundidad en el pantano de Forata

José Agustín Nieva era un militar en la reserva de 59 años. Acumulaba 4.000 horas de vuelo y tenía mucha experiencia en labores de extinción de incendios

BEA LLEDÓ VALENCIA

Vídeo: Así operaban los helicópteros horas antes del accidente

Dos buzos de la Guardia Civil han encontrado el cuerpo del piloto que perdió ayer la vida cuando realizaba tareas de extinción del incendio de Cortes de Pallás alrededor de las 13.30 horas en el embalse de Forata junto al helicóptero en el que se siniestró cerca de Yátova, según ha confirmado el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. El helicóptero ha sido localizado a 16 metros de profundidad y, poco después, ha sido encontrado el cuerpo sin vida del piloto, que era miembro de la BRIF de Daroca (Zaragoza).La Guardia Civil está instruyendo diligencias con el fin de esclarecer las causas del accidente y serán entregadas en el Juzgado de Guardia de Requena.Esta misma tarde se practicará la autopsia del cuerpo en el Instituto de Medicina Legal de Valencia y se pondrá a disposición de la familia, según ha informado en un comunicado la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana.

El piloto es Jose Agustín Nieva Gómez, natural de Sevilla, y acumulaba más de 4.000 horas de vuelo y una amplia experiencia en la extinción de incendios forestales. Fuentes de la investigación han informado de que el fallecido, de 59 años, estaba casado y tenía tres hijos, dos mujeres y un hombre, dos de ellos policías nacionales, un agente destinado en Sevilla y una policía de prácticas que trabaja en Granada. El piloto era natural de Madrid pero tenía residencia en Sevilla.

Fernández Díaz, que ha hecho el anuncio en una rueda de prensa tras reunirse con Alberto Fabra, ha relatado que con anterioridad habían visitado a los familiares del piloto, su mujer y dos hijos, que se han trasladado hasta Valencia porque querían estar "lo más cerca posible" del lugar por donde se estaba buscando el cuerpo de su familiar, un coronel del Ejército, en la reserva desde 2004.

Un total de 63 guardias civiles, bomberos y buceadores de la UME han participado en la búsqueda, por tierra y agua. El GEAS (Grupo Especializado de Actividades Subacuáticas) de la Guardia Civil ha dirigido el dispositivo de búsqueda, en el que también han intervenido bomberos del Consorcio Provincial de Valencia y del Ayuntamiento de Valencia, y buceadores de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Según las fuentes, la búsqueda en tierra la han llevado a cabo 42 agentes de la Guardia Civil, de los que 36 son agentes del Grupo Rural de Seguridad y 6 del Seprona.

La búsqueda acuática ha sido realizada por 21 buceadores apoyados por 5 embarcaciones: 6 agentes y 1 zodiac del GEAS (de la Guardia Civil); 6 bomberos y 2 zodiac del Consorcio Provincial de Valencia ; 5 bomberos y 1 zodiac del Ayuntamiento de Valencia, así como 4 militares y 1 embarcación de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Por su parte, el incendio forestal iniciado en el municipio de Andilla evoluciona favorablemente. Al amanecer se han incorporado ocho medios aéreos, que se han sumado a las labores de los 250 bomberos y brigadistas que han estado trabajando en el sector de Gátova-Marines, donde se había producido una "pequeña reproducción" del fuego. A mediodía, como ya sucedió ayer, los rebrotes se han reproducido en la zona de Lliria y Casinos.

En el incendio iniciado en el municipio de Cortes de Pallàs, y que hasta el momento ha calcinado 28.643 hectáreas, han estado trabajando a lo largo de toda la noche 300 personas, entre bomberos, brigadistas y miembros de la UME.

Al amanecer se han incorporado cuatro medios aéreos y a las seis de la mañana se han reanudado las tareas de búsqueda del cuerpo del piloto cuyo helicóptero tuvo un accidente mientras trabajaba en las tareas de extinción en el embalse de Forata.

48.500 hectáreas quemadasParece que, tras cinco días y cuatro noches de lucha sin descanso contra la furia de las llamas, los incendios que devoran el interior de las provincias de Valencia y Castellón han comenzado a perder fuerza, aunque el balance es desolador: un piloto de helicóptero fallecido, dos heridos en otro accidente aéreo y alrededor de 48.500 hectáreas reducidas a ceniza.

El incendio de Cortes de Pallás, originado por una negligencia en la instalación de unas placas solares, quedó ayer estabilizado a primera hora de la mañana. La ausencia de llamas contrastaba con el avance feroz de las jornadas anteriores. En total, 28.643 hectáreas quemadas, según apuntó el conseller de Gobernación, Serafín Castellano. Aún así la alerta seguía siendo máxima. La prioridad se centró en refrescar el perímetro para evitar las reproducciones puntuales.

En el de Andilla las zonas en las que se concentraban los mayores esfuerzos se localizaban en Andilla, Jérica y el paraje de Cova Santa, en el término municipal de Altura, donde el fuego se reavivó a lo largo de la jornada. También hubo rebrotes en Llíria y Casinos. El viento cambiante obligó a alterar la estrategia y dificultó los trabajos.

Carreteras cortadasAdemás, aún permanecen cortadas las carreteras comarcales CV-428, CV-341, CV-345,CV-425,CV-24, CV-343, CV-25 y CV-342.

El responsable del Consorcio Provincial de Bomberos, Luis Rubio, admitió que todavía «quedan muchos días de trabajo por delante para dar por controlados los focos» y destacó la complejidad del incendio «por el estrés hídrico, el viento cambiante, las altas temperaturas, la propia orografía y porque el incendio entró en la provincia de Castellón, desde Valencia, con un frente de catorce kilómetros».

Mientras, el hombre de 57 años que fue detenido como supuesto autor del incendio en Andilla, ha quedado en libertad provisional tras prestar declaración en el Juzgado de Instrucción número 6 de Llíria. Este vecino de Villar del Arzobispo tendrá que comparecer dos veces al mes de este hombre, imputado por un delito de incendio forestal por imprudencia grave. Tras la declaración ante la juez, su abogado negó rotundamente que su defendido procediera a la quema de rastrojos en su finca.

Sin duda, la peor noticia de la jornada llegó a primera hora de la tarde con la muerte del piloto de un helicóptero que participaba en las labores de extinción. El fallecido era miembro de la BRIF de Daroca, desde donde se había desplazado para colaborar. Al parecer, se disponía a efectuar las operaciones para la última descarga de agua antes de regresar a base cuando el aparato se precipitó en el embalse de Forata, en la zona de Cortes de Pallás.

Otro helicóptero se estrellaSólo unos minutos más tarde del primer accidente, otro helicóptero que trabajaba en el mismo operativo, se estrellaba en la zona de Sierra Martés. Sus dos ocupantes resultaron heridos y fueron trasladados a centros sanitarios con politraumatismos, según informaron fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias. Uno de ellos, de 55 años, ingresó con pronóstico reservado y el otro, un varón de 36 años, que fue evacuado por tierra al hospital de la Fe, donde ingresó con pronóstico estable.

En total, 41 medios aéreos y 1.850 efectivos participaron ayer en las labores de extinción. Además, el despliegue de un millar de miembros de la Unidad Militar de Emergencias es el mayor realizado en un incendio. Durante las primeras jornadas, en las que más virulencia presentaban las llamas, los refuerzos desde otras comunidades autónomas fueron escasas.

A petición del Consell, Cataluña envió el viernes dos aviones de vigilancia y ataque pero tuvieron que regresar por la tarde para intervenir en dos incendios iniciados en su autonomía. Aragón también mandó una unidad teletransportada y Extremadura, un helicóptero Kamov desde la base de Plasencia.

Fue a partir del domingo, y sobre todo ayer, cuando otras autonomías brindaron sus efectivos. Más de 72 horas después de que el fuego comenzara a devorar la Comunitat. Cuatro aviones anfibios y dos brigadas de refuerzo de Cuenca y Daroca, un dispositivo de apoyo de Madrid junto a dos aviones, un helicóptero y efectivos terrestres de Cataluña. Incluso el Consell trasladó ayer a la Xunta de Galicia que no necesitaría los medios aéreos gallegos que estaban preparados para colaborar. El envío, una vez estabilizado al menos uno de los dos focos, ya no era de utilidad.

Desembarco desde Madrid

También han pasado cinco días desde que se originó el fuego hasta que se ha producido un desembarco desde Madrid. El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y su homónimo de Defensa, Pedro Morenés, aterrizaron en la zona devastada para analizar la situación. Se trasladaron hasta en el Puesto de Mando Avanzado en Yátova donde se reunieron con el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. A esta visita se sumó la del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Arias Cañete señaló que sólo en el caso de Cortes de Pallás el perímetro afectado es de 150 kilómetros. El ministro aseveró que ahora «toca empezar las labores de reconstrucción». El titular de Medio Ambiente añadió que siempre que hay catástrofes de esta envergadura «existen unos mecanismo de respuesta».

Recordó que en ambos incendios la meteorología ha sido la «más adversa que se puede concebir, con un grado de humedad bajísimo y vientos que han alcanzado los 70 kilómetros por hora y han hecho muy difícil la extinción».

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mostró desde Sevilla su solidaridad con los afectados por los incendios forestales y afirmó que los españoles se sienten «unidos en la preocupación» por la magnitud de estos fuegos. El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, visitará hoy la zona afectada.

Mientras, cientos de los miles de vecinos desalojados de Bejís, Sacañet y Teresa pudieron regresar a sus casas. Los de Villar Arzobispo sólo tuvieron una hora para entrar a sus hogares y recoger algunos enseres. Ocho carreteras comarcales se mantuvieron cortadas. Tras una huida repentina, la vuelta fue dura. Miraran donde miraran, la imagen era de destrucción.

Fotos

Vídeos