David Cerdán, secretario provincial del PSPV Alicante con un 83,78% de los votos

Era el único candidato a liderar el partido socialista alicantino | El resto de compromisarios ha votado en blanco

LPVALENCIA

El edil de Aspe (Alicante) y diputado David Cerdán ha sido elegido secretario general del PSPV de Alicante con el 83,78 por ciento de los votos, tras haber recibido su candidatura 186 votos a favor de los 234 delegados con derecho a voto de los 257 que se han dado cita este sábado en el segundo congreso provincial de los socialistas alicantinos, mientras que un 16,21 por ciento de los sufragios -36 votos- han sido abstenciones.

De este modo, Cerdán sustituye en el cargo a la actual diputada en Les Corts, Ana Barceló, quien ha presentado su informe de gestión, y que ha recibido la aprobación de 113 delegados, mientras que 32 han votado en contra y otros 60 se han abstenido.

El edil de Aspe ha sido el único candidato que se ha presentado a liderar al PSPV en la provincia, una candidatura en colaboración con el diputado nacional Herick Campos y con la que pretende "un cambio de rumbo" en la provincia, tal y como señaló en el momento del anuncio de sus aspiraciones a liderar a los socialIstas de Alicante.

Antes de la votación, Cerdán ha manifestado su aspiración a "trabajar" como líder de los socialistas alicantinos, "no sólo a estar" en dicho cargo, y ha incidido en que la formación tiene que realizar "un cambio orgánico" que evite problemas del pasado y que, a su juicio, han provocado que el PSOE haya "ganado muchos congresos, pero haya perdido muchas elecciones".

El edil de Aspe ha realizado estas declaraciones durante su intervención como candidato en el II Congreso Provincial del PSPV de Alicante, que se celebra este sábado en la capital alicantina, y del que ha salido como nuevo dirigente de los socialistas alicantinos.

De este modo, ha señalado que quiere ser secretario general del PSPV en la provincia "para trabajar, no para estar", y ha prometido "trabajo, trabajo, y trabajo". Igualmente, ha instado a los delegados asistentes al cónclave a protagonizar un cambio a nivel orgánico en el partido y a "concitar, sumar y estar en la calle".

"Tengo plena confianza en vosotros. El reto es cambiarlo todo para que todo sea diferente, no para que todo vuelva a ser igual, y sólo hay que respetar dos cosas básicas, ser socialistas y de izquierdas, lo demás lo podemos cambiar todo. Es necesario ser valiente, y no tenemos que tener miedo a nadie ni a nada, ni a nuestros propios compañeros, porque hay una cosa que nos une, que es ser socialista, y lo demás hay que olvidarlo, porque si no volveremos a los errores del pasado", ha resaltado.

A su juicio, los socialistas tienen que dar un giro porque el momento es "muy delicado". "Estamos en una encrucijada que tenemos que resolver nosotros, los socialistas, cuando nuestra representación está bajo mínimos, y para acometerlo tenemos que ser conscientes de dónde estamos y de dónde partimos, tenemos que acometer el ser útiles, para lo que hay que proponer, desarrollar y aplicar recetas que nos saquen de esta crisis, pero recetas diferentes de las que nos proponen todos los viernes negros el PP", ha agregado.

En el mismo sentido, ha incidido en la necesidad de "pararle los pies al PP", que, según ha considerado, "está en plena orgía contra lo público y lo universal, lo social, y atenta contra aquellos que tienen menos, quieren quitarles el futuro". "Van a despojarnos de la cualidad de ser ciudadanos y nos van a convertir en clientes de sus amigos y de sus negocios. Nos van a dejar con un simple sistema caritativo", ha recalcado.

"Estando unidos podemos ser el freno a este PP que está siendo cainita con la sociedad y caníbal con los ciudadanos", ha añadido.

"Sumar esfuerzos"

Cerdán ha afirmado que pretende "sumar esfuerzos", y que los socialistas alicantinos sean "combativos, reflexivos, abiertos, constructivos, y capaces de salir a la calle a explicar" lo que se hace y "lo que no". "No podemos seguir cayendo en contradicciones, no tenemos nada que ocultar, tenemos que seguir siendo lo que somos, y así es como gobernamos y lo hemos demostrado cuando hemos gobernado", ha puntualizado.

Del mismo modo, ha asegurado que "es verdad que el PP es el culpable de esto", si bien ha reconocido que el Partido Socialista también tiene "parte de culpa". "Hemos ganado muchos congresos, pero hemos perdido demasiadas elecciones, hagamos autocrítica para cambiar la manera de actuar y de comunicarnos, pero también para cambiar las relaciones entre nosotros".

"No podemos seguir teniendo miedo a nuestros compañeros, tenemos que estar seguros de que si delante o detrás tenemos a un socialista podemos estar tranquilos, sino volveremos a las andadas, y eso tendrá repercusiones en las elecciones", ha enfatizado, al tiempo que ha exclamado que si las elecciones autonómicas se celebraran este mismo fin de semana, los socialistas estarían reflexionando mientras que los 'populares' "andarían llorando por las esquinas, "porque no tendrían el gobierno en esta comunidad ni en todos los municipios".

"Un militante, un voto"

Por otra parte, el candidato ha apostado por la fórmula de "un militante, un voto", y ha expuesto que su visión del poder representa "la capacidad de hacer cosas y ayudar al vecino, defender el territorio". "El poder socialista ha sido la capacidad de transformar la realidad como nos ha pedido la sociedad, si no, moriremos orgánicamente contando militantes, delegados, y congresos ganados, ese no puede ser el fin, sino el medio. Los que sentimos el PSOE tenemos que decir que estos comportamientos los podemos erradicar", ha apuntado.

Por último, ha definido como parte de las líneas de su candidatura el potenciar la educación, la sanidad, el empleo y las políticas sociales, así como trabajar con los sindicatos, con las asociaciones de vecinos, con las de fiestas, con las asociaciones de padres y madres, con grupos culturales, empresariales, y clubes deportivos.

"La base esta en cada calle y cada barrio, apoyando al compañero, sea de la familia que sea. No reniego de las familias, no me molestan, lo que me molesta es que intentemos matarnos unos a otros. Todos tenemos simpatías y antipatías, eso no es un problema para trabajar si compartimos siglas, proyecto, ideales y concepto de respeto al compañero. Cambiemos nuestro ADN orgánico", ha sentenciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos