Los niños al sol

Los alumnos del centro 8 d’Abril, de San Antonio de Benagéber, juegan en un patio de cerca de 2.000 metros cuadrados en el que no hay ni una sombra

E. BARDISASAN ANTONIO DE BENAGÉBER
Los niños al sol

«Por la mañana venimos con la chaqueta puesta porque hace fresco, pero después nos sobra toda la ropa. Pasamos un calor tremendo». Los alumnos de Primaria del colegio público 8 dAbril, de San Antonio de Benagéber, jugaban ayer en el recreo con una temperatura ambiental de más de treinta grados y una sol de justicia sobre sus cabezas.

En el patio, de alrededor de 2.000 metros cuadrados, no tienen ni una sola sombra en la que resguardarse para mitigar algo el agobiante calor que pasan. «Los pocos sitios en los que hay están prohibidos», dice una alumna. En realidad están prohibidos por su seguridad ya que se trata de una zona en la que hay tuberías y, además, dada su ubicación, se encuentra fuera de la vigilancia de los profesores.

Así que allí tampoco pueden resguardarse. La única sombra que existe para los más de trescientos niños la proporcionan la fachada de un edificio de poca altura apenas un metro de espacio algo más fresco a las dos de la tarde y un par de árboles.

«El tema es muy serio. Nuestros hijos vienen a clase con gorra y protección solar. Y, aun así, el curso pasado dos niños sufrieron sendos golpes de calor», explica Vicky Ortiz, madre de un alumno.

El centro se construyó hace seis años. Desde su inauguración, la falta de un techado en condiciones se suplió con la instalación de una carpa durante los últimos meses de curso los de más calor.

El alquiler y la colocación de ese montaje cuyo coste ascendía a 5.500 euros era sufragado anualmente por el Consistorio de la localidad. «Pero para este año nos han dicho que no hay dinero».

Por este motivo, la asociación de madres y padres se puso en marcha urgentemente para buscar una solución. Pero la sorpresa del AMPA fue mayúscula cuando descubrió que por 6.000 euros puede instalarse una carpa en el patio... definitiva.

«¿Cómo es posible que el Consistorio se haya gastado más de treinta mil euros en alquilarla todos estos años cuando existe la posibilidad de tenerla para siempre por cinco veces menos dinero? Es indignante».

Según los padres, el Consistorio ha argumentado que ahora no puede realizar ninguna inversión más en ese sentido pues ya ha pagado otra carpa para el patio de Infantil, mucho más pequeño que el de Primaria y que da servicio a treinta y cinco niños. Esta otra instalación, ya definitiva y de menores dimensiones que la que demandan las familias, le ha costado al Consistorio 8.000 euros.

«A nosotros nos dice que no puede hacer nada y que lo costee el AMPA, pero no es de recibo que en un centro público tengamos que ser los padres quienes sufraguemos cuestiones tan básicas y necesarias como estas».

Por el momento, lo único que pueden hacer es aplicar crema solar a sus hijos con la misma naturalidad con la que les peinan y les ponen colonia cada día antes de ir al cole. «Pero iremos al ayuntamiento a diario si hace falta para pedir una solución inmediata».