Buscan el sustituto saludable de la sal

Se utiliza la neuroimagen funcional, una técnica basada en la resonancia magnética y la neurofisiología y que se aplica por primera vez en estudios de alimentación

EPBARCELONA

El Hospital Sant Pau de Barcelona desarrolla un proyecto de investigación para determinar cómo es posible engañar al cerebro con la ingesta de un producto que aporte las mismas sensaciones que la sal, pero a su vez sea más saludable.

La investigación, dirigida por Jaume Kulisevsky, se centra en identificar la respuesta cerebral de placer que se experimenta al detectar sal en los alimentos, ha informado.

"Buscamos la manera de engañar al cerebro para que la persona perciba el mismo gusto salado y sabroso que un alimento con más contenido en sal. La diferencia es que el nuevo alimento será mucho más sano", ha resumido Kulievsky.

Para ello, se utiliza la neuroimagen funcional, una técnica basada en la resonancia magnética y la neurofisiología y que se aplica por primera vez en estudios de alimentación.

La investigación se inscribe en el marco del proyecto Henufood, y se centra en un alimento básico de la dieta como la sopa, con la intención de extrapolar posteriormente los hallazgos a otros alimentos para obtener la misma respuesta cerebral pero eliminando la mayor parte del contenido en sodio.

Henufood es un proyecto de investigación científica en alimentación y salud liderado por la empresa catalana Gallina Blanca Star, con un presupuesto de 7 millones de euros.

Fotos

Vídeos