La pista del aeropuerto de Castellón se ampliará para que puedan llegar vuelos chárter

La nueva normativa internacional obliga a adaptar la zona de giro, que permitirá el despegue y aterrizaje de los aviones

A. MARTÍ , M. HORTELANOCASTELLÓN

El aeropuerto de Castellón comenzará las obras para ampliar las pistas el próximo lunes con el objetivo de que puedan aterrizar también los aviones chárter.

De hecho, tal y como ha podido saber LAS PROVINCIAS, ayer hubo una reunión entre la UTE que se ha encargado hasta ahora de las obras del aeropuerto y Aerocas, empresa pública gestora de la infraestructura, en la que se confirmó que entre hoy y el lunes arrancarán las polémicas obras para ampliar las pistas del aeropuerto.

El objetivo marcado es que en apenas diez días la reforma esté hecha, puesto que se trata de una pequeña ampliación de la zona de giro que permitirá el despegue y aterrizaje de aviones cuando la infraestructura esté activa.

Asimismo, tal y como han explicado fuentes de Aerocas, no se usará el aval bancario de cuatro millones de euros después llegar a un acuerdo puntual con la exgestora, Concesiones Aeroportuarias, con la que pese a todo se sigue negociando la restricción del contrato desde el pasado diciembre de 2011.

Y es que Aerocas había anunciado que para acabar las modificaciones que faltaban por construir iba a usar el aval bancario de cuatro millones de euros que había suscrito como garantía de final de obra. Sin embargo, tras la creciente tensión entre ambas partes (la administración pública y el grupo empresarial que ha construido la base y que debía gestionarla), se ha optado por llegar a un acuerdo puntual y será la UTE que ha ejecutado hasta ahora las obras la que solvente el último escollo al que se ha enfrentado el aeropuerto de Castellón.

El actual problema radica en que desde que se proyectó el plan de obras hasta que se ha construido la pista, las normativas internacionales sobre aeropuertos han evolucionado. Tal es así que AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) instó a la gestora del aeropuerto, Concesiones Aeroportuarias, a ampliar la zona de giro hace ya años. Sin embargo, la propia Aerocas aceptó la obra sin estar hecha esta modificación que es precepctiva para que AESA y, en consencuencia, Aena, otorguen los permisos para que el aeropuerto pueda operar.

Tal y como ya explicó en diciembre del año pasado Carlos Fabra, presidente de Aerocas, es una «pequeña obra pero que a su vez es imprescindible» para que puedan llegar aviones, sobre todo vuelos chárter, que parece que será en principio la principal fuente de negocio de la base . Asimismo, negó de forma rotunda que la modificación consistiera en derribar nada de lo ya ejecutado.

En el transfondo de toda esta situación se encuentran los desacuerdos entre la concesionaria del aeropuerto y la empresa pública, puesto que desde 2008 han sido continuos y acabaron por estallar el último día del año pasado.

El 30 de diciembre de 2011 la Generalitat anunciaba que se rompía el acuerdo con Concesiones Aeroportuarias para mejorar las condiciones económicas para las arcas del Consell. Un día antes, la empresa, compuesta por Globalvía (FCC y Bankia) con mayoría en el accionariado, así como Lubasa y PGP, había interpuesto una demanda en un juzgado de Castellón por incumplimiento de contrato.