Ximo Puig: «No soy nacionalista, soy valencianista»

El socialista suscribe el 'Manifiesto de la socialdemocracia valenciana' que pretende reiniciar el autogobierno valenciano y que quiere unir a gente de todas las sensibilidades

MARTA HORTELANOEFE

Se ha dado a conocer como 'Manifest per una socialdemocràcia valencianista' y entre los firmantes se encuentra el aspirante a la secretaría general del PSPV, Ximo Puig. Se trata de un documento, creado por personas de distintos signos y sensibilidades, que ha sido presentado hoy por el propio Puig junto con el diputado socialista Francesc Signes, los docentes Vicent Soler y Zulima Pérez, y la abogada Carmelina Pla.

El manifiesto, que ha sido suscrito por 200 personas, tiene diez propuestas políticas:

1 - Que los intereses de los valencianos estén por encima d elos del partido

2- Que los intereses de los trabajadores estén por encima de todos

3- Reivindicar una financiación per cápita por encima de la media

4- Reivindicar el mantenimiento y la mejora de la sanidad y la educación pública

5- Reivindicar el incremento del uso social del valeciano para llegar al "equilingüismo"

6- Ligar todas las complicidades de los partidos políticos con la sociedad valenciana

7- Ser radicales en ética, transparencia y lucha contra la corrupción

8- Recuperar el trabajo de las comarcas por encima de las organizaciones provinciales

9- Agua para todos y para siempre

10- Reivindicar las infraestructuras, en especial el corredor mediterráneo

Ximo Puig ha suscrito este manifiesto con el que se pretende reiniciar el autogobierno valenciano y que quiere unir a gente de todas las sensibilidades, según ha explicado el socialista, quien ha aclarado: "Yo no soy nacionalista soy valencianista".

El alcalde de Morella ha subrayado que la nueva dirección de su partido deberá asumir todas estas propuestas. Así, insistió en la prioridad de la llegada del Corredor Mediterráneo, ya que esta infraestructura ferroviaria representa "el futuro de los próximos años", así como en la necesidad de reivindicar un financiación de la Generalitat "suficiente" para el ejercicio de las competencias, al tiempo que ha denunciado que "los valencianos hemos perdido 11 puntos de renta per cápita" respecto a la media española.

El candidato ha insistido en la posibilidad de salir de la crisis "económica, social y moral" en la que se encuentra la Comunitat Valenciana a través de una "reinicio del autogobierno valenciano" que contemple la recuperación de la diversidad y la pluralidad en el seno del PSPV.

"El PSOE protagonizó el crecimiento de las instituciones valencianas y tenemos que ver como reiniciamos este proceso", ha señalado Puig.

En este sentido, ha defendido la necesidad del PSPV de dar respuesta a lo que sucede en la calle, "que es muy grave", y hacerlo a través de un valencianismo "progresivo y abierto" que no permita caer en la exclusión.

El hecho de haber tenido unos dirigentes "indecentes" no significa que los valencianos "tengamos algo que ver con ellos", ha reflexionado, por lo que "es el momento de pasar página de la historia negra de nuestra historia colectiva".

Puig ha admitido que la percepción de los ciudadanos es que tanto el PSOE como el PSPV han estado "alejados" de la sociedad, si bien no cree que esto haya sido "responsabilidad de nadie en concreto".

El Gobierno socialista ha invertido "el doble" que el del PP, pero la percepción que tiene la ciudadanía es que José Luis Rodríguez Zapatero "ha maltratado a la Comunitat", ha lamentado.

Por último, Puig ha manifestado que espera que el proyecto que lidera, "L'alternativa progressita", integre las diferentes maneras de entender la Comunitat, y en el que haya un liderazgo compartido.

Por su parte, el catedrático de Economia Vicent Soler, reiterado que el triunfo de la derecha en el País Valencià se ha debido a la "maquinaria mediática" y la "inexistencia de una alternativa potente".

Soler también ha hablado de más federalismo, en contra de una uniformidad que considera "artificial".

"Más PSPV no hace daño al PSOE porque quiere decir arraigo y busca de la especificidad, y eso es lo que tenemos que hacer los socialistas", ha aseverado.

El catedrático, al igual Pérez y Pla, han defendido el uso de la lengua valenciana como uno de los puntos importantes del "manifest socialdemócrata", el cual han secundado alrededor de 200 personas relacionadas con el ámbito de la cultura, la política y la docencia.