La Ley SOPA prevé cinco años de cárcel para descargas ilegales

La nueva legislación está en periodo de trámite en la Cámara de Representantes de los EE UU

REDACCIÓNVALENCIA

El proyecto de Ley SOPA (Stop Online Piracy Act) que desde el pasado mes de octubre tramita la Cámara de Representantes de Estados Unidos tiene como principal objetivo ampliar las capacidades de los propietarios de derechos intelectuales para combatir el tráfico de contenidos en internet y productos protegidos por derechos de autor o por la propiedad intelectual y los expertos encuentran muchas similitudes con la Ley Sinde española.

El proyecto de ley americano tiene repercusiones gravísimas para la estructura actual de internet pues permite al Departamento de Justicia y a los propietarios de derechos intelectuales, obtener órdenes judiciales contra aquellas webs o servicios que permitan o faciliten supuesto el infringimiento de los derechos de autor, según los expertos consultados.

Así, posibilita el bloqueo por parte de los proveedores de internet a la web o servicio en cuestión y al mismo tiempo obliga a la empresas que facilitan los pagos en internet, como PayPal, a congelar fondos o restringir el uso del servicio y las empresas que ofrecen servicios de publicidad no podrán ofrecerlos en el caso de que la web denunciada infrinja los derechos de autor.

Las empresas de servicios de publicidad deben bloquear la web o servicio. Por ejemplo Google Adsense no puede ofrecer servicio en webs denunciadas si esta ley llegara a aprobarse.

Otras repercusiones consisten en la eliminación de enlaces a la web o servicio denunciado e incluso prevé penas de cinco años de prisión para los que realicen más de diez descargas de canciones o películas en los seis meses posteriores a sus estrenos.

Según los expertos, las redes de navegación anónimas se volverían ilegales y las comunicaciones podrían ser controladas para comprobar si se cumple la nueva legislación en esta materia, una ley, por cierto, que no distingue entre proveedor y usuario, lo que expone a todo el mundo a recibir las sanciones.

Incluso enlazar a un sitio sospechoso de realizar descargas ilegales violando la propiedad intelectual inmiscuiría al usuario en el incumplimiento de la Ley SOPA.

Las similitudes con la Ley Sinde son evidentes, según los defensores de la navegación libre por la red, quienes acusan a los legisladores de plegarse al lobby de los propietarios del copyright.