'Un suave olor a canela', una historia «muy personal» sobre el cáncer

La cineasta valenciana Giovanna Ribes rueda en el complejo audiovisual alicantino de Ciudad de la Luz su primer largometraje

EFEALICANTE
'Un suave olor a canela', una historia «muy personal» sobre el cáncer

La cineasta valenciana Giovanna Ribes rueda en el complejo audiovisual alicantino de Ciudad de la Luz su primer largometraje, "Un suave olor a canela", en el que desea plasmar una "experiencia cercana" y "muy personal" en relación con el cáncer, una enfermedad que sufrieron su marido y una amiga.

"Grabar esta película me produce placer y dolor al mismo tiempo", ha dicho hoy Ribes durante la presentación del rodaje.

La directora y guionista de esta historia ha explicado que muestra una parte "terrenal" y otra "espiritual" de la vida de una mujer afectada por esta enfermedad y pretende hacer ver al público si el ser humano está "preparado para la muerte".

Al ser preguntada por el vínculo entre el título de la película y su temática, Ribes ha señalado que, al tener dos casos de enfermos de cáncer muy próximos, se percató de que la piel de estas personas desprende "un olor muy suave y dulzón que recuerda a la flor de la canela o a los tilos".

A pesar de que éste supone su debut en los largometrajes, ha manifestado que "no necesariamente" su futuro cinematográfico irá orientado a este género. "Me gustan mucho los documentales", ha indicado.

El reparto de "Un suave olor a canela" lo encabezan la actriz Mireia Pérez, protagonista de la serie de Canal 9 "Bon dia, bonica", y el portugués Paulo Pires.

Según la ficha técnica de la película, Mireia Pérez interpreta a Valia, una joven creadora de espacios visuales acostumbrada a observar a los otros como parte de su trabajo.

Mientras, Paulo Pires encarna a Guido, dueño de un restaurante italiano que es "la antítesis" de Valia, pues está perfectamente adaptado a la vida cotidiana y es consciente de su propia dimensión social.

Cuando Valia se descubre un pequeño bulto en el pecho se da cuenta de que padece un cáncer de mama y su vida cambia.

Tras conocerse, ambos personajes se ven envueltos en un "intercambio espiritual", ha revelado Paulo Pires.

Para Mireia Pérez, su personaje tiene "un mundo interior tremendo, envuelto en la soledad", aunque encuentra un camino con "mucha luz" para enfrentarse a su enfermedad.

La artista ha declarado que, para preparar su interpretación, visitó a un oncólogo que le ayudó a conocer cómo son las características físicas y psicológicas de estos enfermos.

"Me daba miedo quedarme corta y estaba preocupada por no ser capaz de plasmar lo que realmente eso supone", ha reseñado.

El largometraje es una producción valenciana de Tarannà Films, TV ON Producciones y General Vídeo Productions (GVP) y, tras haber rodado por un periodo de tres semanas en Valencia, llega a Alicante para grabar durante los próximos catorce días y después partir rumbo a Berlín.

Precisamente, la co-productora de la película, Paloma Mora, ha destacado que "prácticamente la mitad de la película" se va a rodar en la Ciudad de la Luz, "tanto en platós como en sus exteriores".

"Es una oportunidad de disfrutar de espacios fantásticos", ha añadido Mora, en referencia a Ciudad de la Luz, unos estudios, según ha comentado, que le gustaría que estuvieran en funcionamiento "al 100 % todos los días".

"Hay que poner todo el empeño para que vengan producciones, no sólo españolas, sino también internacionales" al complejo audiovisual de Alicante , ha apuntado.

Por su parte, el director general de Ciudad de la Luz, José Antonio Escrivá, ha asegurado que las instalaciones audiovisuales alicantinas "no van a cambiar de actividad" y seguirán siendo "unos estudios de cine".

Fotos

Vídeos