Alertan de la elevada contaminación lumínica del Parque Natural del Turia

Los resultados del estudio han sido presentados en el cuarto Simposio Internacional de Parques con Cielo Oscuro

EFEVALENCIA

Un estudio de la Universitat de València (UV) ha alertado de la elevada contaminación lumínica del Parque Natural del Turia y su entorno, y ha instado a no utilizar luz blanca o azul en el alumbrado publico, porque es "un gran atrayente de insectos" y puede tener efectos sobre la flora y fauna del paraje.

Según un comunicado de la UV, los investigadores Enric Marco y Ángel Morales han realizado un estudio sobre este espacio protegido y sus alrededores y han concluido que la polución por exceso de luz "es mucho más alta del nivel aconsejable" dentro de los umbrales para la protección de la biodiversidad y la observación del cielo nocturno.

Los resultados del estudio han sido presentados en el cuarto Simposio Internacional de Parques con Cielo Oscuro celebrado al Parc Astronòmic del Montsec, en Catalunya, el cual trató este problema tanto de Europa como de Norteamérica.

Según Marco, del departamento de Astronomía y Astrofísica, y Morales, del de Química Analítica, los puntos de máxima contaminación lumínica son los polideportivos públicos (Paterna, Manises, Riba-roja) y privados (urbanización Lliri Groc); o los centros educativos, como el Colegio Público Camp del Túria de Riba-roja.

También es excesiva en monumentos como el puente de Vilamarxant, el puente de Riba-roja y la iglesia de Riba-roja); en infraestructuras como el aeropuerto de Manises, la potabilizadora de aguas, las centrales eléctricas de L'Eliana y Vilamarxant y las zonas industriales y servicios de la autovía A3 y de la pista de Ademuz.

La zona más próxima de este espacio protegido a la ciudad de Valencia "sufre especialmente una iluminación excesiva", y hay lugares "críticos" dentro del parque como el Azud de la Acequia de Montcada, la depuradora de aguas residuales Camp de Túria 2, los puentes que atraviesan el río en Riba-roja y Manises/Paterna y la parte de un camino agrícola en Masía de Traver.

"Todos estos puntos brillantes se pueden ver, incluso, en una fotografía obtenida desde la Estación Espacial Internacional el febrero pasado por el astronauta italiano Nespoli", ha explicado Marco.

La contaminación lumínica es un fenómeno causado por el alumbrado que envía luz hacia el cielo, según las fuentes, que han explicado que el polvo atmosférico y las nubes devuelven parte de esta luz excesiva hacia el suelo y el cielo se hace brillante y las estrellas quedan invisibles.

El departamento de Astronomía y Astrofísica de la UV ya alertó el pasado otoño de la degradación del Parque del Túria, con 4.692 hectáreas repartidas entre las comarcas de L'Horta, El Camp de Túria y Los Serranos y declarado como tal por la Generalitat en 2007.

La Facultad de Ciencias Biológicas de la Universitat de València presentó también otro informe donde especificaba los efectos de una iluminación excesiva sobre la fauna y flora del parque natural.

Los expertos recomiendan a las autoridades la incorporación de iluminación que no lance luz con un ángulo mayor de 0 grados, es decir, por encima de la línea del horizonte, así como el control del exceso de luz y del consumo energético.

En este sentido, las fuentes han señalado que los científicos reunidos en el Montsec "instaron a los gobiernos a apagar las luces monumentales entre la medianoche y la salida del Sol".

Además, los especialistas consideran que en ningún caso se debe utilizar luz blanca o azul, ya que es "un gran atrayente de insectos, modifica el comportamiento de toda la cadena trófica y suprimen la producción de melatonina, hormona que se encuentra en todos los organismos vivos, cuya concentración varía con el ciclo día/noche".

"Su síntesis en la glándula pineal es muy sensible a cambios en la iluminación ambiental nocturna y su déficit puede producir efectos psíquicos como insomnio y depresión", agregan los expertos, que apuestan por una luz más cálida (amarilla o naranja) y muestran su preocupación ante la proliferación de iluminación por LEDs, la cual es habitualmente blanca y azul.