Dos luminosas escenas de playa de Sorolla viajan a Rusia, EEUU y España

Es la primera vez que llevan a Rusia obras del impresionista español

JOAQUÍN RÁBAGO (EFE)LONDRES
Dos luminosas escenas de playa de Sorolla viajan a Rusia, EEUU y España

Dos luminosas escenas de playa de Joaquín Sorolla (1863-1923) viajarán próximamente a Moscú, Nueva York y España (Barcelona y Madrid) antes de ser ofrecidas al mejor postor en una subasta de arte europeo del próximo 23 de noviembre.

Según explicó hoy a EFE el director del departamento de pintura del siglo XIX de Sotheby's, Adrian Biddell, es la primera vez que llevan a Rusia obras del impresionista español, lo que obedece al interés que han despertado entre los nuevos coleccionistas de ese país otras obras suyas subastadas anteriormente.

Pintadas en 1904 en la playa valenciana del Cabanyal, un lugar muy querido del pintor, ambos cuadros formaron parte dos años más tarde de la primera exposición internacional de su obra en la galería Georges Petit, de la capital francesa, y han permanecido desde entonces en sendas colecciones particulares europeas.

El de mayor tamaño, titulado "El Pescador", que tiene un precio estimado de dos a tres millones de libras (de 2,3 a 3,5 millones de euros), muestra en primerísimo plano la figura -en diagonal y recortada por encima de las rodillas- de un adolescente que lleva colgada de un brazo una cesta con la pesca fresca del día.

Está pintado en colores claros y luminosos con predominio del azul y el rosa: este último colorea tanto en el paño que sobresale del cesto de mimbre como la cresta de las olas del fondo, entre las que juguetean gozosos varios niños pequeños.

La composición tiene mucho de instantánea fotográfica, algo que se explica en parte por el hecho de que en su juventud valenciana Sorolla hubiese trabajado algún tiempo en el estudio de un fotógrafo local llamado Antonio García Peris, con cuya hija, Clotilde, se casó en 1888.

La segunda obra, "Niños en la playa", con un precio estimado de entre un millón y millón y medio de libras (1,17 a 1,7 millones de euros), muestra a dos niños desnudos, uno de ellos tumbado boca abajo y el otro sentado, con un sombrero para protegerse del sol, mientras juegan con un barquito de vela al borde del agua.

Ambos cuadros, de sueltas pinceladas y extraordinaria luminosidad -no en vano llamó Claude Monet a Sorolla "maestro a la luz"- reflejan el interés creciente del pintor por el mundo de la niñez, tal vez estimulado por los hijos de su matrimonio con Clotilde.

Eran además aquellos años de éxitos artísticos y optimismo profesional y vital: Sorolla había visto coronada su carrera con una medalla de oro en la Exposición Universal de París de 1900 además de verse honrado con una calle dedicada a su nombre en su ciudad natal.

En su obra, las escenas de laboriosos pescadores con sus pesadas barcas arrastradas por bueyes van dejando paso poco a poco a otras que ya no reflejan el duro trabajo diario de las gentes del mar sino el puro placer de la playa y los juegos inocentes de la niñez.

Los responsables de Sotheby's se muestran muy optimistas sobre el interés que pueden despertar ambos cuadros entre los coleccionistas no sólo españoles sino de otros países en vista de la renovada popularidad de la obra de Sorolla en los mercados del arte.

Así, Biddell recordó el precio récord obtenido por su obra "La hora del baño" (1904), vendido en 2003 por Sotheby's por 3,7 millones de libras (unos 4,3 millones de euros) y explicó que sólo en 2008, esa casa de subastas vendió nueve obras del pintor valenciano por un total de 7,5 millones de libras (8,8 millones de euros).

Los dos Sorollas se subastarán en la misma sesión que otras obras de destacados artistas españoles y europeos como Santiago Rusiñol, José Gutiérrez-Solana, el suizo Arnold Böcklin, el francés Jean-Baptiste Corot, el belga Ferdinand Knopf, el italiano Aantonio Mancini o los escandinavos Gerhard Munthe, Anders Zorn y Vilhelm Hammershoi.

Fotos

Vídeos