Los Presupuestos del Estado castigan el Corredor Mediterráneo y las Cercanías

El Gobierno reduce en 584 millones, un 30%, la inversión en la Comunitat prevista para el año próximo

JOAQUÍN BATISTAVALENCIA

La construcción del Corredor Mediterráneo no dispone ni de un euro consignado en los Presupuestos Generales del Estado para 2011 que ayer entregó la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, al Congreso de los Diputados. Un tratamiento similar le da el Ministerio de Fomento al Plan Ferroviario de Cercanías, firmado el pasado 20 de abril, al que le dedica una cifra simbólica de medio millón de euros, cuando la inversión hasta 2020 asciende a 3.400 millones de euros, con lo que al año debería destinar una media de 340 millones.

El Gobierno, lejos de incrementar la dotación económica para el año próximo, ha seguido la práctica del recorte y ha dado un tijeretazo cercano al 30% en el capítulo de inversiones. Así lo reconoció ayer el delegado del Ejecutivo, Ricardo Peralta, cuando apuntó que la dotación en este aspecto para 2011 será de 1.539 millones de euros, cuando en 2010 se prevé que llegue a 2.123 millones. Son 584 millones menos, un 27,9%.

El Ministerio dedica 417.320 euros para realizar un estudio de ampliación de la línea ferroviaria de Castellón a Tarragona, que dispone de una vía única y constituye el verdadero embudo del ya de por sí débil arco ferroviario.

La llegada del AVE a Valencia a finales de este año supone que cese buena parte de la inversión del Ministerio, aunque seguirá pagándolo hasta 2014, pues hay partidas de 289 millones para el próximo presupuesto, de 219 para el de 2012, de 153 en el de 2013 y de 136 millones de euros en 2014.

Sí prevé 60.000 euros para electrificar la línea de Cercanías Valencia-Utiel, y dedica 150.000 para el estudio informativo de la línea Sagunto-Teruel.

Para el AVE a Alicante la inversión también desciende, y pasa de 241 millones a 187, mientras que la línea a Castellón tiene tres millones consignados, aunque se ejecutará bajo la premisa de la financiación privada.

En materia de carreteras, Fomento sigue sin presupuestar un euro al segundo by-pass de Valencia o para acometer de una manera seria la ampliación del actual pues corre riesgo de colapsarse por completo en pocos años. Además, estudia cómo ampliar la V-30 y no aparece consignado el acceso norte al puerto de Valencia.

No hay dinero suficiente para continuar la autovía de La Plana, unos 400.000 euros para 40 kilómetros en tres tramos: Vilanova d'Alcolea-Les Coves de Vinromà, Les Coves-Salzadella y de ahí a Traiguera. Tampoco continúa la variante de la Font de la Figuera.

Los Presupuestos de Fomento confirman lo que ya anunció este verano LAS PROVINCIAS, que la dotación para el tercer carril de la A-3 en 2011 será de 4,2 millones.

El Ministerio de José Blanco prácticamente dedica sus recursos el año próximo, en lo que se refiere a las carreteras de la Comunitat, a continuar las autovías que no ha paralizado: 8,5 millones para el tramo de la A-68 Sueca-Sollana, 4,49 millones entre Cullera y Favara y tres millones para el desdoblamiento entre Gandia y Xeresa. También continúan las obras del tercer carril del tramo sur de la circunvalación de Valencia, con 2,5 millones, de la A-3 hasta Torrent y ocho millones desde Torent a hasta Silla.

El Ministerio acomete la variante de Benidorm con ocho millones y sigue olvidando la de Benissa, a la que presupuesta 300.000 euros.

En Castellón destina seis millones a la variante del Maestrat, entre Peñíscola, Vinaròs y Benicarló, se olvida de duplicar la N-340 entre Benicàssim y Oropesa y de desdoblar la variante de Castellón a la que dedica 134.000 euros.

Aeropuertos y puertos

Situación distinta es la de los aeropuertos: 73 millones de inversión en El Altet y 45 en Manises. En ambos se amplía la terminal, y mientras en el de Alicante se automatizará la recogida de equipajes y se mejorará el campo de vuelo, en Valencia se modernizará el sistema de navegación, entre otras actuaciones.

Fomento garantiza la continuidad de las obras de mejora del puerto de Valencia con 110 millones de euros, casi 19 millones menos que la dotación de 2010. Para la ampliación de la primera fase del plan director se destinan 44,7 millones de euros.

Las primeras reacciones a los Presupuestos se dieron a los pocos minutos de ser presentados en Madrid. En el caso del delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, aseguró, con los números en la mano, que «el Gobierno no para su actuación ni cesa en su labor modernizadora, sino que pone el punto y final a grandes hitos».

Destacó, por ejemplo, las obras de ampliación de El Altet, la culminación de la A-7 entre Valencia y Alicante y la puesta en marcha de grandes infraestructuras hidráulicas, fundamentalmente desaladoras. Sobre el recorte inversor del 28%, dijo que se debe al fin de las obras del AVE (principal sustento en los últimos años) y a la política de austeridad que impone la Unión Europea para reducir el déficit público al 3% en el horizonte de 2013.

Horas más tarde, el vicepresidente económico del Consell, Gerardo Camps, hacía una valoración bien distinta, alertando de que «son los presupuestos de la incertidumbre y la desconfianza».

Fotos

Vídeos