Cierran la Iglesia de Albuixech para retirar los escombros del derrumbe

El edificio se encuentra inhabilitado, después de que parte de su bóveda se hundiera ayer mientras se oficiaba una misa

EFEVALENCIA
La fachada de la Iglesia, cuando aún no se habían producido los desperfectos. / LP/
La fachada de la Iglesia, cuando aún no se habían producido los desperfectos. / LP

La parroquia de la localidad valenciana de Albuixech, parte de cuya bóveda se hundió ayer mientras se oficiaba una misa, ha sido cerrada hoy al culto para comenzar los trabajos de desescombro y evaluar los daños, han informado fuentes del Arzobispado.

Las celebraciones serán oficiadas provisionalmente en un local, habilitado para almacén, que ha cedido un feligrés de la parroquia, cuya esposa se encontraba ayer en el templo en el momento del derrumbe, en el que tres personas resultaron heridos.

El arquitecto municipal y el del Arzobispado de Valencia han acordado hoy, tras visitar el templo, que el edificio debía cerrarse al culto, según las mismas fuentes.

El próximo lunes se iniciarán los trabajos de desescombro de la zona afectada para poder evaluar así los daños, según el párroco de Albuixech, Germán Amer.

Los operarios utilizarán una máquina articulada con la que poder llegar hasta lo alto del techo, que se encuentra a más de 10 metros de altura, y en donde la parte dañada será cubierta para evitar la entrada de agua en caso de lluvia, ha añadido.

La caída de la bóveda

El hundimiento de la parte central de la bóveda se produjo momentos antes de que el párroco de Massalfassar, Vicente López, quien oficia temporalmente en la parroquia de Albuixech, procediera a dar la Comunión en la misa de las 19 horas.

Según ha relatado una de las feligresas, "se oyó un gran estruendo y unos segundos después se desplomó parcialmente la bóveda ", lo que provocó una humareda "tan intensa que no éramos capaces de vernos a nosotros mismos".

A continuación, todos los asistentes pudieron salir "por su propio pie", a excepción de una mujer de 81 años que sufrió un desmayo, mientras que un matrimonio de 87 y 84 años de edad sufrió contusiones.

Posteriormente se desplazó hasta Albuixech el arzobispo de Valencia , Carlos Osoro, para interesarse en primer lugar por el estado de los heridos

Tanto el párroco como el Ayuntamiento de Albuixech han indicado que antes del derrumbamiento "la bóveda no presentaba deterioro alguno y se encontraba aparentemente en buen estado", añaden las mismas fuentes

Fotos

Vídeos