Alerta en Xàbia y Dénia tras detectar tres focos de palmeras con picudo rojo

LUCÍA RONDAXÀBIA.

La plaga del picudo rojo ha dejado de ser una amenaza para convertirse en toda una realidad en la Marina Alta. Municipios como Xàbia, Dénia o Els Poblets empiezan a tomar conciencia de que lo que hasta hace unos meses eran casos inusuales y aislados hoy son focos que hay que controlar para frenar una peste que puede diezmar el número de palmeras de la comarca.

Los técnicos de Medio Ambiente de Xàbia ya han empezado a trabajar tras detectar dos focos de picudo en las zonas del Putxol y el área entre la carretera del Pla-Primer Montañar. Al menos hay una decena de ejemplares, del tipo palmera canaria, seriamente dañados y que deben ser tratados de inmediato.

En los últimos días se ha echado mano de un jardinero especializado para examinar las copas de los árboles y comprobar si su grado de afección aconseja arrancarlos o aun quedan esperanzas de que con un conveniente tratamiento de poda y fumigación puedan salvarse.

Xàbia se ha decantado por el método de Michael Ferry, consiste en cortar todas las palmas donde este insecto ha depositado larvas con el fin de que el picudo pase al tronco y mantener una fumigación regular. Inmediatamente después, hay que triturar las palmas para acabar totalmente con las larvas.

Mientras, en los casos graves en los que el insecto se haya propagado por el interior del tronco hay que cortar hasta donde haya afectado el ejemplar (la balona), aplicar un insecticida y cubrirlo con un plástico. Después triturar los restos.

Justo cuando el insecto comienza a proliferar en la Comunitat, el Consell ha decidido trasladar a los municipios y a los particulares toda la responsabilidad del control. Así, los Ayuntamientos se ven en la obligación de empezar a coordinar campañas de información para que los vecinos detecten los casos susceptibles de sufrir la enfermedad.

Fotos

Vídeos