Los parkings se hicieron con hormigón de un edil de Xàbia

Nueva Jávea señala que las partidas de materiales adquiridos al concejal del PP estaban «sobrevaloradas hasta en un 44%»

L. R. B.XÀBIA.
En el centro, el concejal popular, Miguel Savall. ::
                             JOSÉ IGLESIAS/
En el centro, el concejal popular, Miguel Savall. :: JOSÉ IGLESIAS

La actividad privada del concejal del PP, Miguel Savall, sigue protagonizando la semana política en Xàbia. Ayer fue Nueva Jávea quien entró en escena para asegurar que la empresa hormigonera Triturca ha abastecido «casi exclusivamente» todo el material necesario para construir los parkings subterráneos. Y, según denunció el portavoz independiente Paco Catalá «en su momento ya observamos que los precios de las partidas estaban sobrevalorados en un 44%».

Nueva Jávea pide a Savall que explique si en este caso «suministrar hormigón a las obras municipales le resultó rentable o no» y recordó que han sido ejemplos como este lo que ha llevado a que los estacionamientos «que se podrían haber hecho con 12 millones de euros al final cuesten a las arcas públicas 25'5 millones».

Catalá lamentó que el edil del PP excuse que su empresa ha suministrado el hormigón a todas las obras del Plan Zapatero solo en que tiene precios baratos. «No existen diferencias apreciables con otras plantas del entorno de Xàbia», el problema es que algunos concejales «que gobiernan los últimos 25 años no saben distinguir entre lo público y lo privado», matizó.

El concejal añadió que la polémica de Miguel Savall «no es solo que suministra hormigón donde por ética o higiene no debe» sino que con la ubicación de su planta «demuestra la doble vara de medir de este gobierno». Y es que, según lo manifestado por el portavoz de Nueva Jávea, la fábrica del concejal del PP «si fuera de cualquier otra persona sería objeto de un expediente de infracción urbanística», ya que se alza en Catarrojes «un suelo urbanizable sin desarrollar y donde nadie podría instalar un negocio porque dificultará su futuro desarrollo como zona industrial».

Aunque, al no haber podido consultar el expediente no conoce la situación legal de la planta, Catalá afirma que «bajo mi parecer no puede ser legalizada porque se encuentra en una parcela que el Plan General grafía como una calle y no cumple los metros preceptivos de servidumbre respecto al río Gorgos».

El caso de Savall, unido a las últimas adjudicaciones a familiares y amigos de los concejales en el gobierno «y que nadie ha mostrado intención de rectificar» hacen que Nueva Jávea se esté planteando acudir a los tribunales.

Fotos

Vídeos