Hablando adelgaza la gente

Centenares de valencianas acuden a las terapias de grupo para perder peso

S.MASCARELLGANDIA.
Asistentes de la terapia de grupo muestran en los carteles los kilos que han perdido. ::
                             JUANTXO RIBES/
Asistentes de la terapia de grupo muestran en los carteles los kilos que han perdido. :: JUANTXO RIBES

María llegó a pesar 116 kilos tras dar a luz a su hija a los 39 años. Pero en 2009 ha perdido 30,6. Come pasta y arroz hasta saciarse y puede permitirse todos los días cuatro onzas de chocolate, una porción de tarta de manzana y guisos suculentos.

Pero poder comer de todo no es el gran secreto para perder peso sino sentir el apoyo de otras personas que también han decidido llevar una vida saludable. Y es que María forma parte de un grupo de apoyo al que asisten más de 100 mujeres cada semana en Gandia. Hablar adelgaza y las mujeres que asisten a la terapia son la prueba palpable.

«¡He perdido 30 en menos de un año!», exclama María. «Y yo 16», contesta Teresa; «Y yo he perdido 23», dice Josefina . Son las exclamaciones de tres participantes en el grupo de apoyo. La monitora del grupo, Milita, con su carácter ayuda a sentirse recompensado por haber perdido peso y sus recomendaciones son como el almíbar, endulzan la vida y hacen perder peso. Comienza la sesión pesando a las asistentes y luego enumera en voz alta los gramos que ha perdido cada una. La primera recompensa es un caluroso aplauso de todas las demás.

Cuando una de las asociadas a este club pierde el 10% de su masa corporal, recibe un llavero a modo de recompensa. Milita explica que la clave del éxito es seguir los pasos marcados por la organización que funciona desde 1963 y cuenta con 36 millones de mujeres en el haber, de las cuales más del 80% aseguran estar satisfechas con la pérdida de masa corporal.

Los pasos que hay que seguir son muy claros: es necesario comer todos los días hidratos de carbono y proteínas provenientes de la pasta, el arroz y las legumbres; la cantidad justa de grasa de calidad también es imprescindible; cinco piezas de fruta al día como mínimo; dos litros de agua diarios; y, fundamental, realizar ejercicio físico para el mantenimiento.

El cálculo de las necesidades nutritivas de cada persona se realiza en las primeras sesiones y se traduce en puntos. Las mujeres obesas comienzan consumiendo más puntos lo cual significa que pueden comer más y a medida que el cuerpo se acostumbra, desciende el número de puntos y el proceso de adelgazamiento es más rápido.

Las primeras semanas se suele producir una pérdida importante de peso al deshacerse de los líquidos. A partir de ese tiempo el proceso es más lento «y por eso es importante recibir el apoyo de las demás para frenar la desmotivación», indicó Milita.Josefina ha pasado a sus 77 años de los 108 kilos a los 79 y, aunque sigue cocinando como toda la vida, ha aprendido a distinguir los productos que tienen más calorías y no abusa de ellos.

Mari Carmen Almunia, por su parte, está muy satisfecha con el proceso porque no ha tenido que tomar pastillas ni suplementos vitamínicos.El secreto no es otro que saber las calorías que cada persona quema a diario en función de su actividad y fisonomía. Una vez calculadas, hay que conocer las calorías que genera cada alimento y tomar la medida ajustada al metabolismo de cada individuo.