La Navidad más dura del turrón

Los productos más típicos de esta época del año han bajado precios de forma acusada en un período que supone casi el 40% de su facturación

:: NOELIA SANTOS

Año tras año, el turrón vuelve a casa por Navidad. Y nunca viene solo. Le acompañan el cava, jamones, juguetes y lotería, entre otros. Pero este año la situación es diferente. El regreso de los productos más típicos está condicionado por un marcado descenso de las ventas. Ya no consumimos tanto y, si lo hacemos, buscamos más lo barato. Toda esta situación está llevando a muchos sectores a replantearse su futuro a corto y medio plazo pues, a pesar de la crisis, confiaban en el repunte de estas fiestas, claves en las ventas anuales para muchos de ellos ya que puede suponer entre el 30% y el 40% de su facturación. Sin embargo, la contención sigue marcando el comportamiento de la demanda en general, incluso ahora. Por ello, mantienen una postura optimista, pero sobrevivir es su objetivo prioritario.

A estas alturas de diciembre, los resultados no son tan buenos como deberían, porque su principal motor de ventas, las cestas o lotes navideños, han caído en picado, entre un 18% y un 20%, según la asociación de empresas elaboradoras de este producto, ASLOVAC. Pese a ello, ninguno quiere oír hablar de despidos o cierres. Prefieren mantener una postura «optimista», al menos hasta que no se tengan los resultados finales de la campaña, como apuntan desde el Consejo Regulador del Cava.

Pero la realidad es otra, y por supuesto menos optimista de lo que debería. Juve i Camps, una de las tres empresas nacionales más importantes junto con Freixenet y Codorníu -entre las tres acaparan el 70% de las ventas nacionales del sector-, confirma que su facturación «se está manteniendo un 5% por debajo de la registrada hace un año».

El sector de productos derivados del cerdo, como jamones serranos e ibéricos, también está viendo reducirse sus ventas. No obstante, y a pesar de haber pasado ya el ecuador de la campaña, afirma estar contagiado de ese mismo «optimismo». De hecho, confía en que durante estos últimos días del año «el consumo se ajuste igual que ha ocurrido otros años», dice el secretario general de la Fundación del Jamón Serrano, José Ramón Godoy.

Y qué decir de los turrones, de los que el 90% de la población española se declara consumidora, y de ellos, el 83% lo hace sólo en Navidad, según un reciente estudio elaborado por IFI para la Asociación Española de Fabricantes de Turrones y Mazapanes. Sin embargo, y como era de esperar, este año las ventas están cayendo, y no queda más remedio que buscar soluciones para tratar de paliar la crisis, antes de 'echar el cerrojazo'.

Doble objetivo

La mayoría de los sectores más navideños han optado por una bajada de precios, con el doble objetivo de reactivar la demanda y dar salida al 'stock' del que disponen. Los turrones se pueden encontrar entre un 5% y un 8% más baratos de media; los jamones también, sobre todo los ibéricos, cuya rebaja puede alcanzar incluso el 50% en algunos casos, pero no los serranos, cuyo precio se está manteniendo «más estable», apunta Godoy. Por su parte, las cestas navideñas mantienen la misma tendencia, siendo entre un 7% y un 15% menos costosas que en 2008, según ASLOVAC. Y lo mismo ocurre con el sector juguetero, cuyos precios para esta campaña son un 3% más bajos que en 2008, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes. Antes de la campaña navideña, el sector ya acumulaba «un descenso del 1,1% hasta el tercer trimestre del año», como afirma su presidente, José Antonio Pastor. Por ello, difícilmente conseguirá salvar el año con mejores resultados que 2008.

Con todo, y a pesar del optimismo expresado por los profesionales del sector, lo más probable es que 2009 suponga un duro revés para las cuentas de muchos de ellos. Y, sin pecar de negativismo, 2010 va a ser igualmente «complicado». La mayoría de coincide en que la recuperación de sus sectores vendrá determinada sí o sí «por una vuelta a la normalidad de la economía general», como pronostica el director adjunto de la Federación Española de Hostelería y restauración, José Luis Guerra. Algo que incluso los más optimistas no saben «cuándo sucederá», insiste Godoy.

Mientras tanto, las empresas no se quedan de brazos cruzados. Proponen estrategias de márketing distintas y lanzan nuevos productos al mercado con el fin de mantener la confianza en el consumidor, poniendo toda su atención en estos últimos días del año, pero sobre todo pensando ya en el que viene.