La Guardia Civil prepara dos detenciones más antes de cerrar la trama corrupta de Llíber

La operación lleva ya 16 imputados entre políticos, asesores y promotores

LUCÍA RONDALLÍBER.
Un chalé rodeado de viñas en el término municipal de Llíber, donde esta semana se ha destapado una compleja trama de corrupción urbanística. ::
                             ALEX MCCLURE/
Un chalé rodeado de viñas en el término municipal de Llíber, donde esta semana se ha destapado una compleja trama de corrupción urbanística. :: ALEX MCCLURE

En Llíber tiemblan y hay quien, por si acaso, se busca abogado. En menos de una semana se ha destapado una trama de corrupción urbanística cuya magnitud sorprende hasta a los que ya sospechaban que los desmanes de la construcción ilegal acabarían por estallar.

Fuentes de la investigación apuntaban ayer que en los próximos días se procederá a dos nuevas detenciones para, inicialmente, dar por cerrado el caso. También ayer la juez encargada de la instrucción llamaba a declarar a dos constructores supuestamente involucrados en una red organizada responsable de la construcción y venta de 300 chalés irregulares en zonas rústicas que ya acumula 16 imputados.

Uno de ellos, de nacionalidad española y vinculado al PP local, salió en libertad provisional con cargos mientras que la otra, la alemana Traude W., una de las primeras arrestadas de la trama, acudió a los juzgados a testificar por tercera vez en esta semana y volvió a salir en libertad provisional.

Desde que el domingo la Guardia Civil empezara a practicar detenciones han desfilado seis cargos políticos, cuatro de ellos aún en activo, el ex aparejador, la ex secretaria, cinco promotores y constructores (un español, dos alemanes y un británico), un notario que redactó la mayoría de las escrituras de las parcelas y dos abogados quienes, supuestamente, actuaban de intermediarios entre la trama corrupta y los clientes estafados, en su práctica totalidad extranjeros.

De los 16, solo tres han ingresado en prisión preventiva: el alcalde de Llíber durante 1999 a 2003, José Más Avellán (PP), el técnico que autorizó con sus informes presuntamente fraudulentos todas las obras, Amador Signes Arabí, y el promotor asentado en Xàbia Miguel M.

Según fuentes próximas al caso, este último podría haber salido ya de la cárcel tras el pago de una fianza de 100.000 euros, mientras que Más y Signes siguen en Fontcalent ya no se les dejó la opción de eludir la prisión preventiva con fianza.

Tanto la Benemérita como las autoridades judiciales se niegan a dar más detalles de cómo funcionaba la trama, las dádivas con las que los promotores se granjeaban los favores de profesionales y políticos ni el grado de implicación de cada uno en la larga lista de delitos que investiga la trama.

Se acogen a la reserva de las actuaciones, aunque el secreto del sumario, que supera los 12.000 folios, podría levantarse la próxima semana ya que ayer se dieron por cerrados los interrogatorios.

Lo que sí parece claro es que muchos de los compradores lo hacían directamente desde el extranjero, confiando poderes a abogados o asesores, quienes supuestamente tramitaban los documentos con la connivencia el aparejador y sin que la secretaria advirtiera el fraude. El ciclo lo cerraba la clase política: el regidor de Urbanismo (ya fallecido) y el alcalde, José Más Avellán autorizaban las licencias y hacían que las votara el resto de la Corporación en pleno, un trámite que no es preceptivo.

Mientras los más de 600 afectados siguen la operación judicial sin ocultar su satisfacción, ya que llevan cinco años luchando porque se aclare la estafa de la que son víctimas. Asociados bajo «Abusos Urbanísticos en Llíber No» han pedido la intercesión del Parlamento Europeo para que de fuerza a su reclamación al Ayuntamiento de Llíber una «amnistía» que permita legalizar la situación de sus viviendas y les garantice poder contratar suministros básicos como agua y electricidad.

Fotos

Vídeos