El Consell se opone a los portátiles del Gobierno porque causan miopía

El conseller de Educación apoya el rechazo a los ordenadores de 10 pulgadas en un estudio de la Fundación Oftalmológica

LAURA GARCÉSVALENCIA.
El conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, muestra los ordenadores portátiles. ::                             LP/
El conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, muestra los ordenadores portátiles. :: LP

Los ordenadores portátiles de 10 pulgadas que el Gobierno ofrece a los escolares a través del plan Escuela 2.0 no convencen al ejecutivo valenciano. De hecho, el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, adelantó ayer que la Comunitat no se sumará al programa porque el «ordenador que ofrece Zapatero puede provocar daños visuales a los niños, como la miopía». Font de Mora criticó la aportación económica del Gobierno para adquirir los ordenadores. Considera que sólo permite contar con equipos de pequeño tamaño, circunstancia que le llevó a considerar los «problemas de salud» que pueden acompañar a los menores si hacen demasiado uso de una pantalla de 10 pulgadas. Font de Mora defendió los equipos de 17 pulgadas que se están utilizando en la Comunitat. El titular del departamento autonómico apoyó su postura en un informe de la Fundación Oftalmológica del Mediterráneo (FOM). El documento, al que ha tenido acceso este periódico, señala que los resultados de diferentes estudios «muestran una mayor prevalencia de los problemas óculo-visuales al aumentar el tiempo de permanencia frente al ordenador».

Font de Mora insistió en que el estudio de la FOM apunta en su conclusión que se podría «pronosticar que el aumento de horas diarias de vídeo-terminales de pequeño tamaño y sostenido durante años, podría aumentar las posibilidades de aparición de problemas de convergencia y acomodación entre los niños, y asimismo hay que prever un cierto porcentaje de miopización inducida por la demanda continuada de visión de cerca».

Los problemas para la salud visual y la aportación económica del Gobierno, son sólo dos de las razones que llevaron al conseller a anunciar que la Comunitat «no va a poder participar en Escuela 2.0», programa que anunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el debate del estado de la nación.

Ese plan, está previsto que a lo largo de 2010 se extienda a todo el territorio nacional mediante convenios con las comunidades autónomas. La financiación del mismo implica al Gobierno y a las autonomías a partes iguales.

Pero el reparto del coste de los equipos tampoco gusta. Font de Mora aseguró que no «supone el 50% del coste real, ya que sólo aportan 125 euros y no se tienen en cuenta reparaciones, reposiciones, contratación de seguros y adaptación de las infraestructuras para permitir el uso de los ordenadores».

El conseller criticó que es un «plan discriminatorio» porque no alcanza a todos los alumnos y profesores. Está previsto para el último ciclo de Primaria y el primero de Secundaria. Además, destacó que en el convenio se plantea «una formación para capacitar al profesorado en el uso de estas herramientas, que resulta insuficiente».

Junto a todas estas razones, el titular autonómico de Educación se opuso al uso de los ordenadores de 10 pulgadas porque el Ministerio de Educación ha mostrado «inflexibilidad al no aceptar ninguna propuesta para adaptar el convenio a la realidad del sistema educativo valenciano. Con el agravante de que el dinero que debía venir aquí se destina a autonomías de gobierno socialista».