Xàbia da por silencio administrativo licencia de obra a una casa afectada por el deslinde

Nueva Jávea afirma que el peculiar caso destila «amiguismo» y es completamente ilegal al contar con informes desfavorables

L. R. B.XÀBIA.
Xàbia da por silencio administrativo licencia de obra a una casa afectada por el deslinde

Regresa a Xàbia la polémica relacionada con las decisiones del área de Urbanismo. El edil de Nueva Jávea, Paco Catalá, denunció ayer una supuesta ilegalidad cometida por el Consistorio xabiero al otorgar una licencia de obra mayor a la propietaria de una vivienda en el entorno de la playa de la Granadella que está enclavada en la zona del deslinde propuesto por Costas.

Catalá indicó que hasta que se dirima si el área queda grafiada como zona de dominio público marítimo terrestre, allí pesa una suspensión cautelar de las licencias, lo que ya bastaría para denegar el permiso de obra. Una prohibición que el Ayuntamiento de Xàbia asumió oficialmente con un acuerdo de pleno.

La casa en cuestión está en suelo de especial protección, aunque su antigüedad la convierte en legal. Hasta este año permanecía fuera del deslinde, pero en la propuesta que Costas hizo pública este verano, se desplazaba la linea entre privado y público más al oeste, dejando dentro este chalé que sus propietarios quieren remodelar.

Estas circunstancias, según constató el concejal, hacen que el expediente cuente con un informe técnico municipal desfavorable, por lo que la resolución habitual tendría que ser denegar la licencia. Este informe emplaza a los propietarios a esperar a que se levante la suspensión de licencias y si la ordenación le permite hacer obra, deberá aportar un permiso previo de la dirección general de Puertos y Costas.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Xàbia aprobó en el pasado pleno una resolución de la edil de Urbanismo, Pepa Chorro, por la que se concede la licencia de obra mayor por silencio administrativo.

Paco Catalá mostró jurisprudencia sobre casos similares que dejan claro que el silencio administrativo «siempre es negativo en las peticiones de licencias contrarias al ordenamiento urbanístico», por lo que denunció que el ejecutivo ha actuado de forma «completamente ilegal».

El edil independiente fue más allá al asegurar que los hechos destilan «amiguismo», puesto que el Consistorio «nunca da licencias por silencio administrativo», sino que a quien la pide por este método «o no le contestan o lo hacen con un listado de deficiencias a solventar».

Catalá no quiso ahondar en si la obra tiene el pertinente convenio urbanístico o había de ceder terreno para afirmar con rotundidad que se trata de algo «completamente ilegal» que puede reportar problemas tanto a los propietarios como al contribuyente.

Posibles problemas

«Si alguien lo denuncia o lo descubre el departamento de Costas esa obra acabaría con orden de demolición» aseveró. Y en ese caso, el dueño podrá esgrimir su licencia municipal «para pedir que se haga cargo de los costes o reclamar daños y perjuicios» comentó el edil.

Catalá lamentó que el Consistorio se permita «esta actuaciones al margen de la legalidad» cuando al grueso de los vecinos que solicitan una licencia comprueban que «obtenerla es casi tan difícil como ser agraciado con el gordo de Navidad», dados los «inexplicables retrasos de la Oficina Técnica» y los muchos requisitos legales que se exigen .

De forma irónica, el concejal por Nueva Jávea animó a los ciudadanos que la próxima vez que pretendan construir o ampliar una vivienda, «no pierdan el tiempo como la gente honrada haciendo cola en la Oficina Técnica Municipal».

«Quizás será mejor, que en vez de preocuparse de cumplir con todos los requisitos legales, y cuidarse de no cometer ninguna infracción, invite a un café a alguien de nuestro gobierno, le comente su caso y aproveche la ocasión para recordarle lo guapo que es y lo contento que se siente de que nos gobierne», concluyó Catalá.

Fotos

Vídeos