Cientos de estudiantes se encierran para impedir que la Casa del Alumno de la UPV cierre sus puertas por la noche

Los problemas presupuestarios de la UPV obligan a recortar los horarios del punto de encuentro más emblemáticos para los universitarios

REDACCIÓNVALENCIA
Cientos de estudiantes se encierran para impedir que la Casa del Alumno de la UPV cierre sus puertas por la noche

Cientos de estudiantes, cerca de un millar, se encerraron anoche en la Universidad Politécnica de Valencia para impedir que la 'Casa del Alumno' cierre sus puertas por la noche, los sábados por la tatrde y los domingos y festivos, tal y como anunció el rector Juan Julián. Los universitarios organizaron una monumental sentada para exigir que su emblemático sitio de reunión no se convierta en la víctima de los recortes presupuestarios que la UPV está realizando y anoche, antes de las 22 horas (hora prevista para el cierre en día laborable), se congregaron para protestar por una situación que no entienden.

La Casa del Alumno es un edificio situado en el campus de la UPV que se ha convertido en un punto de encuentro de los universitarios, que se convirtió en germen de decenas de actividades culturales y que era un lugar inevitable en época de exámenes, donde se podía estudiar de día y de noche, a cualquier hora, incluso de madrugada (algo imprescindible para cualquier universitario).

La Casa del Alumno estaba abierta las 24 horas al día durante los siete días de la semana para a gran cantidad de alumnos que querían descansar, ver la televisión, comer, hacer trabajos en grupo, estudiar... siendo especialmente útil en las horas en las que este era el único sitio abierto de la universidad. En época de exámenes, eran numerosos alumnos los que pasaban noches enteras estudiando en "su casa", la Casa del Alumno.

El nuevo horario establecido es el siguiente:

Días Laborables a partir de las 22.00h CERRADO

Sábados por la tarde CERRADO

Domingos y festivos CERRADO

Durante examenes a partir de las 3.45h CERRADO

Los alumnos comprenden que no es posible mantener tal edificio 24 horas al día durante todo el año, pero exigen que tenga unos horarios ''justos'' para poder ser útil a la comunidad universitaria.

De hecho, los alumnos han presentado más de 4.000 firmas ante el Rectorado para evitar el recorte de la apertura, han propuesto horarios alternativos y han hecho lo imposible por evitar que sea cerrada