http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Zaza y Vietto se beben la Copa

Vietto y Zaza abrazan a Maksimovic. / jesús signes
Vietto y Zaza abrazan a Maksimovic. / jesús signes

Los delanteros volverán a formar pareja ante un Alavés que llega crecidoMarcelino tendrá también descansados a Kondogbia y a Pereira, que no jugaron el sábado en el estadio de Riazor por sanción

C. V. VALENCIA.

Santi Mina y Rodrigo en Riazor para mantener vivo al Valencia en Liga, y Vietto y Zaza para alimentar las esperanzas de una final en la Copa del Rey. El argentino y el italiano no fueron titulares contra el Deportivo, demostrando Marcelino que concede mucho valor a estos cuartos de final que va a jugar este miércoles el Valencia, contra un Alavés que pese a estar donde está en Liga, va a llegar crecido tras ese 1-0 que consiguió ayer contra el Sevilla.

Lo mejor para Marcelino es que el equipo que vaya a jugar el miércoles ni mucho menos puede ser considerado de segundo rango. Que Kondogbia y Pereira no estuvieran en Vitoria por sanción es un hecho que hasta le ha venido bien al entrenador. Primero porque le sirvió para que Coquelin pudiera tener minutos y, segundo, para mantener frescos a varios futbolistas de cara a la cita copera.

«Tres puntos más para cerrar una gran primera vuelta. Queda mucho por delante... Trabajo, esfuerzo e ilusión. A por la Copa ahora», decía ayer el capitán Parejo. Como dijo Marcelino en la previa de los octavos, la final se reduce tan sólo a cada vez un número menor de partidos por solventar. Ahora, la final está a dos eliminatorias y lo bueno es que el sorteo, dentro de esa filosofía de que no hay que fiarse, ha evitado a alguno de los grandes.

La única pega importante que se va a encontrar el Valencia este miércoles es la hora del partido. Las siete de la tarde de un día laborable no es desde luego la mejor para conseguir que la grada de Mestalla presente un aspecto inmejorable.

La 'supuesta' debilidad del Alavés tuvo ayer un giro inesperado. Parece ser que la llegada de Abelardo ha dado un meneo importante a un vestuario que tiene a algunos exblanquinegros como Munir, Sivera y el mismo Medrán, cedido por el Valencia. El triunfo ante el Sevilla ha devuelto esa confianza que parecía perdida. «Le pongo un 11 al equipo porque ha sido muy buen partido y porque los jugadores han venido vacíos todos al vestuario al final del partido», destacaba el técnico albiazul, que confesó que están «contentos por salir de los puestos de descenso» y aunque matizó que es «anecdótico», sí que avisó que el Alavés está «en la pelea».

Fotos

Vídeos