http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Zaza lo puso todavía más difícil

Rodrigo, que ocupó la plaza de Zaza, observa el despeje del guardameta barcelonista. / EFE/Enric Fontcuberta
Rodrigo, que ocupó la plaza de Zaza, observa el despeje del guardameta barcelonista. / EFE/Enric Fontcuberta

Los médicos observarán la evolución de Pereira, que tuvo que ser sustituido por la lesión que sufrió tras la durísima entrada de Sergi Roberto El italiano iba a ser titular pero un virus le dejó en el banquillo y fuera de combate

J. CARLOS VALLDECABRES VALENCIA.

Lesiones, sobrecargas, golpes... el panorama con el que llegaba el Valencia al Camp Nou era tan preocupante que Marcelino temía que una circunstancia de última hora pudiera todavía complicarle un poco más la situación, ya de por sí bastante escasa. Pues bien, lo que se temía ocurrió y encima por partida doble. Uno no pudo empezar (Simone Zaza) y otro (Andreas Pereira) se tuvo que quedar en la ducha en el descanso por una durísima entrada de Sergi Roberto -merecedora de roja directa- que acabó con los tacos clavados en el muslo.

La sorpresa llegó con el italiano. Simone Zaza, que teóricamente iba a ser titular en la delantera junto con Vietto, se quedó con las ganas de ayudar al equipo. Una indisposición de última hora motivada por un virus intestinal dejó al delantero fuera de combate, tal y como admitía el propio entrenador nada más terminar el encuentro.

En realidad, Zaza estuvo en el banquillo pero casi de una manera testimonial porque en ningún momento manejó el técnico la opción de darle entrada. No estaba físicamente en condiciones. Primero salió Feran y a última hora Santi Mina. A Simone no le quedó otro remedio que aguantar como pudo.

Marcelino, en su explicación, no dio más detalles sobre la causa en concreta -ese virus estomacal- que impidió al delantero participar. De hecho, en la posterior rueda de prensa, incluso al técnico se le preguntó si Zaza había perdido de alguna manera su posición preferencial dentro del once pasando a ser ya considerado como el cuarto delantero. «Estaba enfermo, tenemos un nivel competitivo alto y debo intentar impartir justicia y poner a los mejores. No estuvo en el equipo porque no estaba disponible», comentó el entrenador.

En el club se confía en que Zaza se recupere lo antes posible y pueda estar ya en condiciones de jugar el domingo que viene en el Wanda Metropolitano. Se invertirían por decirlo de alguna manera los papeles en cuanto a la delantera porque Marcelino había cogido la tendencia de destinar a Vietto y a Zaza como la pareja para la Copa, quedando Santi Mina y Rodrigo para la Liga.

Zaza se perdió ayer el segundo partido de Copa. No jugó ni un solo minuto en Zaragoza, pero en el resto lo había jugado todo. Eso sí, lo de marcar empieza a ser una cuestión que puede llegar a pesarle al italiano. Es verdad que Zaza ha completado encuentros muy completos en cuanto a aportación al grupo, pero en lo que a marcar se refiere, la racha de encuentros sin festejar un gol se empieza a estirar más de la cuenta. En concreto, lleva 1.052 minutos de sequía. Su último gol se produjo en el minuto 28 del partido entre el Valencia y Celta en Mestalla el 9 de diciembre. Once partidos lleva de hambruna, si bien es verdad que ha estado dos encuentros sancionados y uno enfermo.

Fotos

Vídeos