Las Provincias

Voro, entrenador del Valencia CF: «Por ganar dos partidos no mirábamos a la Champions, la realidad es la que es»

Voro, con gesto serio y los brazos cruzados, durante un lance del partido. :: juan j. monzó
Voro, con gesto serio y los brazos cruzados, durante un lance del partido. :: juan j. monzó
  • El técnico vuelve a apelar a la responsabilidad pese a la dura derrota: «Desde el primer día se me dijo que el objetivo era no descender»

  • Voro Entrenador del Valencia

A Voro tan sólo le falta coger un megáfono, salir al balcón de Mestalla que da a la Avenida de Suecia y gritar a pleno pulmón que el único objetivo del Valencia esta temporada, por lamentable que resulte escribirlo y escucharlo, es no bajar a Segunda. Desde la primera victoria, ante el Espanyol, al técnico de L´Alcudia le ha encendido el discurso del humo, el que hablaba de las matemáticas para disputar la Europa League. Ayer pronunció, en la sala de prensa y en la televisión que tiene los derechos, más de veinte veces que el objetivo único es no descender. Cristalino. Ahora sólo falta que sus jugadores se lo tatúen en el pecho. «Desde el primer día dije que esto iba a ser largo y difícil, por ganar dos partidos no mirábamos la Champions, la realidad es la que es. Ni éramos tan buenos en Villarreal ni tan malos ahora», insistió.

Apuntaló su discurso recordando que ese es el objetivo que le marcó el club, con la presidenta Layhoon Chan al frente, cuando se hizo cargo del puesto tras el 'fuori' de Prandelli: «Desde que estoy aquí el objetivo que se me dijo era no descender. No se si la plantilla es la cuarta más cara pero lo que sí que se es que la situación es ésta. El objetivo de un equipo que a final de diciembre está empatado con el que marca el descenso, ¿cual es? ¿jugar la UEFA? La realidad es muy clara. Tenemos que salvarnos».

El entrenador del Valencia reconoció que la derrota ante el Eibar fue «muy dolorosa» pero emplazó a sus jugadores a levantar la cara: «Esto va a ser largo, quedan 18 partidos y nos tiene que servir para crecer y para saber donde estamos y lo que nos va a costar». Voro apeló a la responsabilidad del vestuario «porque los jugadores saben la situación» y volvió a lamentar que los detalles volvieron a marcar, como en Las Palmas, la derrota: «En la primera parte no hemos jugado bien pero dentro de la igualdad hay cosas que te penalizan. La primera ocasión es de Zaza y ellos a la primera marcan».

El técnico reconoció que la derrota fue «un paso atrás» y marcó el siguiente objetivo a corto plazo. En Sevilla: «Tenemos ahí otro partido, no podemos arrojar la toalla y entre todos lo sacaremos adelante. No vamos a ponerlo tan trágico». Voro no quiso escudarse en la expulsión de Soler «porque no debe hacer lo que hace» pero también señaló al árbitro: «Le provoca el otro jugador que le da en la cara. El árbitro solo ha visto la última». Ante de finalizar, señaló que piensa que el equipo «tiene plantilla» para conseguir el objetivo, asumió que errores como el de Garay (se perderá el partido ante el Betis) «los tenemos que corregir» y mandó un último mensaje claro: «Al aficionado no le podemos pedir nada. Lo único que podemos es ofrecerle el máximo esfuerzo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate