http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

Una victoria para cuadrar las cuentas

Marcelino hace una indicación en el partido contra el Levante UD./Jesús Signes
Marcelino hace una indicación en el partido contra el Levante UD. / Jesús Signes

Marcelino defiende que no está preocupado pero los empates pueden llegar a ser incómodos. En la primera semana con tres partidos, el técnico del Valencia CF pone a prueba su habitual inclinación a hacer rotaciones en el once

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

El partido de este martes en Mestalla contra el Málaga -penúltimo clasificado- va a servir para muchas cosas. Lo primero, para demostrar si el punto contra el Levante UD ha valido o no realmente la pena; lo segundo, para examinar si en el ánimo de Marcelino García Toral se mantiene la inclinación que tenía en sus anteriores equipos de poner en marcha las rotaciones cuando el calendario se apretaba; y, por último, para testar el estado de ánimo de un sector de la afición (peñas y Curva Nord) con el consejo de administración después del lío de las entradas.

Llega el Valencia CF a esta quinta jornada sin saber muy bien qué perspectiva elegir: si considerar la botella medio vacía o medio llena. Con seis puntos (0 llevaba la temporada pasada a estas alturas de campeonato), hay peleándose siete equipos en la tabla. La clasificación aún no se ha estirado lo suficiente y por ahora todos son candidatos a casi todo. En el Valencia, conforme ha ido alimentándose y tomando forme el proyecto, ha crecido la sensación de que con Marcelino en la dirección la única aspiración con cierto fundamento es la de coger billete para Europa. Cada vez la palabra Europa -nadie se atreve a mencionar la Champions- empieza a manejarse con más asiduidad en el vestuario, a pesar de que al principio de este verano la cosa no pintaba muy bien que digamos.

Más

Los seis puntos actuales tampoco aclaran mucho el panorama de los pronósticos. Tiene más repercusión la sensación de equipo que ha dado el Valencia que lo que realmente ha sido capaz de sumar en la clasificación. De hecho, sólo el calibre deportivo de los tres últimos rivales -al Levante UD se le tenía bastante respeto- evita que los tres empates consecutivos empiecen a pesar más de la cuenta. Si no se hubiera jugado contra Atlético y Real Madrid, la versión sería seguramente algo diferente.

Al técnico se le preguntó nada más acabar el partido del Ciutat por esos tres empates seguidos y lo que para él podían significar y el técnico despejó el balón con cierta contundencia. "No estoy preocupado", dijo sin titubear, para añadir de inmediato: "Me hubiera gustado ganar más partidos". Opina Marcelino que tanto en el Bernabéu pudo el Valencia haber salido con el triunfo como también en el derbi contra el Levante. Es el argumento al que se coge el técnico, sabedor de que por ahora lo tiene todo a favor: incluido el beneplácito de la grada.

Que no conozca en las cuatro jornadas la derrota es también un dato que refuerza el planteamiento que tuvo Marcelino desde que firmó su contrato como entrenador del Valencia. No perder, no encajar goles y coser a los jugadores en un 'todo'. Fue en abril pasado cuando el Valencia también estuvo en cuatro encuentros consecutivos sin perder: 3-0 al Deportivo, 3-2 al Celta, 1-3 en Granada y el 0-0 de Mestalla frente al Sevilla. Más atrás hay que rebuscar para hallar una racha de cinco partidos invicto, que podría igualarse este martes: temporada 2015-16, 1-1 ante el Barça, 2-1 al Espanyol, 6-0 a Rapid en dieciseisavos de la Europa League, 1-2 en Granada y la vuelta con el Rapid 0-4.

Si mañana se puntúa ante el Málaga se habrá conseguido igualar esa estadística de 2016. Por supuesto, en el Valencia no se contempla otro escenario que el de ganar este martes a los andaluces, un equipo que ha perdido jugadores de mucho peso (los deseados Fornals y Camacho) y cuyo inicio está siendo ruinoso.

La única incógnita es saber qué método utilizará Marcelino para salir airoso de esta quinta jornada. Si se tiene en cuenta los métodos que utilizaba el entrenador en sus anteriores equipos, cuando llegaban semanas cargadas de partidos él tiraba de rotaciones para no saturar a su gente. De hecho, estando en el Villarreal, hubo una emana en la que estuvo en boca de todos su intención de cambiar futbolistas en la alineación. "Creían que adulteraba la Liga porque hacía rotaciones", llegó a decir el entrenador después de arrancar un empate al Real Madrid.

Hay partido mañana y también el domingo en Anoeta. Estando el Valencia como está y viendo que Marcelino no ha variado mucho su once -sólo obligado en los centrales-, se hace difícil pensar que vaya a ser la hora de gente como Maksimovic, por ejemplo. Más factible es creer que la única variación puede llegar a ser la entrada de Paulista por Garay o Murillo, algún cambio en los laterales o la entrada de Guedes.

Esta semana, el técnico no va a dar ni un solo día de descanso a sus jugadores. El Levante, que juega el jueves, tiene hoy día libre. Los valencianistas incluso tienen una sesión este martes por la mañana, a pesar de que el encuentro es por la noche.

Fotos

Vídeos