http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia CF vale cien millones más con Marcelino

Los jugadores multiplican su precio en la primera vuelta de la temporada

HÉCTOR ESTEBAN

En una vuelta, Marcelino ha multiplicado el valor de su plantilla. El éxito deportivo encandila a la afición valencianista pero a la propiedad, lo que realmente le entusiasma, es el incremento del precio de muchos de los principales activos del vestuario, que en definitiva son los que tienen que ayudar a equilibrar el balance presupuestario.

En seis meses, el total de la plantilla ha aumentado su valor en 106 millones de euros, según el análisis de la web transfermarkt, uno de los portales de fútbol internacional más autorizado. El día que Marcelino estampó su firma como entrenador del Valencia asumió el reto de exprimir a un grupo de jugadores de los que en muchos casos colgaba el cartel de saldo. Futbolistas desahuciados para un futuro tras dos temporadas horribles y criticados por su escaso rendimiento frente a las millonadas que Peter Lim pagó por ellos. Una vez desbrozado el vestuario con la marcha de Enzo Pérez, Alves y Santos, el técnico se puso manos a la obra para lograr lo mejor de cada futbolista y, de paso, multiplicar su valor para satisfacción del máximo accionista. En el presupuesto de esta temporada hay consignados 45 millones de euros en venta de jugadores. En el actual escaparate del Valencia no debe de haber problema para cubrir esa cantidad. El dilema es elegir al jugador perfecto para equilibrar el desnivel deportivo con el equilibrio económico.

Guedes, la estrella de este equipo, es el jugador que más se ha revalorizado en la primera mitad del campeonato. El detalle es que no es un jugador propiedad del Valencia sino del PSG francés. El luso, por el que el club parisino pagó 30 millones de euros, aterrizó en Valencia con un valor de 17 millones de euros. Ahora mismo está cifrado en 40 millones de euros, un precio muy por debajo de lo que apunta su futuro. Si el PSG no se lo queda puede ser una de las grandes ventas de este verano y ahí el Valencia juega en desventaja. Guedes es prohibitivo.

Vezo y Mina son el ejemplo más claro de cómo puede cambiar el futuro de un futbolista en sólo seis meses

Rodrigo Moreno y Carlos Soler son ahora mismo las grandes referencias. Dos casos distintos. El primero siempre ha cargado con los 30 millones que pagó Meriton por él al Benfica y que luego colocó Lim al Valencia. Es la primera vez que el valor del delantero se acerca a su precio. En la estadía de Evian el hispano brasileño estaba valorado en 7,5 millones de euros. Su precio caía en picado y parte de la afición pedía a gritos su traspaso casi por lo que dieran por él.

Rodrigo, sin suerte de cara a gol, siempre era titular para cada uno de los entrenadores que pisaron el banquillo de Mestalla. En su primera temporada el atacante reclamaba una oportunidad como delantero alejado de la banda. Y ahí es donde Marcelino le ha sacado el jugo. Es el máximo goleador del equipo, ha cogido galones en el vestuario y Lopetegui le ha mostrado el billete para el Mundial de Rusia. En seis meses Rodrigo a multiplicado su valor casi por cuatro. Por menos de 25 millones no saldrá del Valencia.

Carlos Soler es el otro futbolista que ha incrementado su valor en 17,5 millones de euros esta temporada. Su cartel es de 25 millones y la ganancia para el Valencia sería limpia. El problema es que el canterano es ahora el guardián del sentimiento, algo que no se vende.

Gayà, que poco a poco recupera sensaciones tras el calvario de su pubis, también dispara su cotización, al igual que Neto, Kondogbia y Mina, favorecidos por este buen Valencia. Hasta jugadores como Rubén Vezo, que era carne de descarte al inicio de temporada, ha visto como ha aumentado su precio y confianza bajo el manto de Marcelino.

Fotos

Vídeos