http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia sufre con la sequía y con la sangría

Zaza y Kondogbia, tras el tanto del Atlético en el Wanda Metropolitano. Tras ellos, Garay y Paulista. / efe
Zaza y Kondogbia, tras el tanto del Atlético en el Wanda Metropolitano. Tras ellos, Garay y Paulista. / efe

Zaza acumula 12 encuentros sin marcar, Vietto 7 y Rodrigo 5; y el equipo en 16 partidos sólo ha dejado una vez su portería a cero

J. CARLOS VALLDECABRES

valencia. Con lo pulcro -y machacón- que es Marcelino en su quehacer diario, cuando se intenta diagnosticar el estado de salud que tiene el Valencia a estas alturas de campeonato, uno no sabe si para proteger al equipo es mejor estirar la manta por arriba o por abajo. O se tapa la cabeza o los pies pero el Valencia comienza a transitar en ocasiones con unos déficits que no se percibían en el primer tramo del campeonato. Justo ahora, además, se empieza a cuestionar también si Marcelino -y por añadidura Mateo Alemany- acertaron a la hora de componer una plantilla con tan pocos efectivos como la que hay y a la que en el mercado de invierno tampoco se le ha querido poner remedio. A dos días vista de jugarse contra el Barcelona la situación más ilusionante de los últimos diez años (no se cuenta lógicamente lo ocurrido con el 7-0 de hace dos temporadas), Marcelino tiene ante sí el reto de encontrar con acelerada urgencia el remedio que hace falta para que el Valencia pueda voltear ese inquietante 1-0 de la ida.

Hay un aspecto que a nadie le escapa. Pese a que los centrales anduvieron acertados en el Wanda Metropolitano, al Valencia le empieza a pasar factura el tema de no saber cómo cortar la sangría de goles que lleva en contra. Siete equipos de Primera -algunos de media tabla- ya presentan en Liga mejores guarismos defensivos. Desde que a mitad de diciembre se le ganó al Espanyol en Cornellà (0-2), el Valencia sólo ha sido capaz de mantener su portería a cero en una ocasión. Sabiendo la obsesión defensiva con la que aterrizó Marcelino en Mestalla, algo no encaja. Dieciséis partidos y sólo el día de Las Palmas sin recibir un gol (4-0) es un estadística que influye directamente en la pérdida del famoso colchón de puntos que se ha ido evaporando.

En clave de lo que puede pasar el jueves y al margen del poderío que intrínsicamente ofrece saber que delante están Messi y Luis Suárez, al Barça hay que intentar impedir que anote. Y eso, desde agosto, sólo ha ocurrido cuatro veces (de los 35 partidos disputados). Lo consiguió el Real Madrid en agosto en la Supercopa (2-0); y en Champions con Olympiacos y Juve (0-0 los dos), mientras que en Copa recientemente lo ha logrado el Espanyol (1-0). En Mestalla el Valencia debe emular cuanto menos al equipo de Quique Sánchez Flores.

Marcelino tiene el reto de encontrar un remedio urgente para voltear el marcador de la semifinal

Teniendo en cuenta que Neto sigue inspirado y que salvo las desconexiones de Montoya el resto de la defensa se mantiene más o menos, quizás pueda ser un problema más colectivo que individual lo de frenar la hemorragia de goles.

El otro centro de interés es el frenazo que hay en ese potencial goleador que se exhibía en un principio. Antes, cualquier cosa que hacían los delanteros era sinónimo de productividad. Ahora, la situación ha variado sensiblemente y contra el Atlético Santi Mina y Zaza pasaron totalmente desapercibidos. El italiano personifica claramente lo que ocurre. Lleva doce encuentros sin marcar (dos meses), mientras que la sequía afecta a Vietto -el último en llegar aunque no pudo jugar en Madrid por contrato- en siete partidos y a Rodrigo en cinco. Sólo Santi Mina mantiene el tipo.

Aún así, el Valencia todavía arrastra desde el punto de vista estadístico la buena época anterior. Es el tercer equipo más goleador de Primera (por desgracia el Barça le lleva 17 tantos de diferencia); pero es evidente que en las últimas cinco derrotas (que coincide con los últimos cinco partidos) sólo ha marcado tres goles. El del domingo fue el quinto partido sin marcar de los 29 que ha disputado hasta la fecha.

Fotos

Vídeos