http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Guedes, un extraterrestre en Mestalla

Guedes celebra su segundo gol de anoche, el cuarto del Valencia. /M. Molines
Guedes celebra su segundo gol de anoche, el cuarto del Valencia. / M. Molines

El Valencia vapulea al Sevilla en el mejor partido de la temporada y Guedes se convierte en el ídolo de la afición

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

El Valencia jugó el mejor partido de la temporada. Un ciclón. Una victoria rotunda para dar forma a futuros sueños. Los de Marcelino se han instalado en los puestos de la Liga de Campeones con voluntad de permanencia. Imbatidos tras nueve jornadas, con una pegada descomunal y ayer, para enorme satisfacción del entrenador, con la portería a cero. El Sevilla inició el campeonato como serio candidato a los puestos de Champions y como el rival más fuerte para los de Mestalla por esa posición privilegiada. Ahora mismo, la diferencia entre los dos equipos es un abismo.

El éxtasis que vivió ayer Mestalla fue digno de los viejos tiempos. El Valencia sobresale por unas individualidades que ahora mismo son infinitas pero la matrícula de honor es para el espíritu del grupo. Todos los jugadores están bien afinados, la solidaridad con el compañero es marca de la casa y la productividad del coro se traduce en victorias aplastantes. Con los de ayer, el Valencia suma 25 goles en Liga, 16 de ellos en las últimas cuatro jornadas.

Mención especial merece Gonzalo Guedes. El luso no es de este mundo. Desbocado. Si en Anoeta su último pase fue digno de un bendito tarado, lo de ayer fue propio de un futbolista sin techo. Algún día Mestalla podrá decir que allí jugó Guedes. Marcó el primero y después cerró la cuenta de cuatro. Un futbolista letal, completo, con variedad de recursos e inagotable. Su único defecto es que en el contrato de cesión desde el PSG no hay una opción de compra obligatoria para el Valencia.

Más

La propuesta de los dos equipos fue la noche y el día. El Sevilla, atropellado el martes en Moscú por el Spartak en la Liga de Campeones, llegó a Mestalla a rescatar la identidad perdida. El problema es que el plan de Berizzo fue tan triste como poco efectivo. Además, los del Pizjuán se presentaron cargados de bajas en defensa, su línea más vulnerable. Ante la falta de efectivos y fútbol el recurso fácil fue dar patadas. A troche y moche. Los andaluces resucitaron el recuerdo de Martagón y Pablo Alfaro para ir con descaro al bulto. Estuvieron más pendientes del tobillo de los valencianistas que del balón. Pizarro ejerció de leñador desde el minuto uno. Y sus compañeros se sumaron a la barra libre. El Sevilla terminó el partido con 21 faltas en contra. La mayoría en la primera parte, lo que obligó a Estrada Fernández a desenfundar las amarillas.

El Valencia ofreció una imagen eléctrica. Rapidísimo al contragolpe buscó las bandas con acierto e hizo del centro del campo del Sevilla un ovillo. En el equipo de Berizzo tan sólo supuró gotas de fútbol Banega pero estuvo muy mal acompañado por sus compañeros. Nolito y Navas son un espejismo de lo que en su día fueron. Vázquez hizo honores a su apodo de Mudo y ni apareció. El delantero Muriel, el fichaje más caro de los andaluces, fue un pasmarote.

El primer paso del partido ya fue desbocado. No hubo tiempo al tanteo. A los seis minutos el Valencia ya había lanzado dos saques de esquina. Los locales llegaban con facilidad pero sin pegada en el último paso. Pasada la media hora, Carlos Soler hizo un jugadón por banda con varios recortes. El centro se lo robó Rodrigo a Gayà, que entraba de cara.Cuando la primera parte parecía que sería injusta en su veredicto y sin goles, el Valencia se puso por delante con tres toques. Murillo a Rodrigo y este a un extraterrestre llamado Guedes. El luso puso la directa con la portería de Rico entre ceja y ceja. Al borde del área, una vez más, ejecutó sus diabluras para sentar a Kjaer y a Pizarro. Increíble. Con pista libre, pegó un derechazo que entró como un misil por la escuadra de la portería del Sevilla. Descomunal. Mestalla se vino abajo. Marcelino se giró al público y pidió la oreja para el portugués.En la segunda mitad, Zaza se encargó pronto de poner más distancia en el marcador. Rodrigo, infatigable en su trabajo, dejó un balón al italiano para que el de Policoro anotara su octavo gol en Liga, el séptimo en los últimos cinco partidos. El banquillo en el Ciutat de València fue la mejor medicina.

El partido mantuvo el plan inicial. El Sevilla desastroso en defensa, sin centro del campo y sin noticias de Muriel. El Valencia muy aplicado en defensa, con Neto solvente en el poco trabajo que tuvo y de nuevo con la portería contraria como meta. Gran partido de Carlos Soler, monumental por la derecha y siempre peligroso. Lopetegui, en el palco, tomó nota del relevo generacional. Parejo y Gayà fueron otros que mostraron su currículum al técnico español. Rodrigo, que ya ha sido reclutado, se vació. Tuvo el gol pero Sergio Rico hizo la parada de la noche. A partir del ecuador de la segunda parte el Valencia acusó el desgaste físico. El Sevilla mordisqueó con la aparición de Sarabia. Además, la adrenalina hizo que los jugadores de arriba se saltaran parte del guion de Marcelino, lo que provocó cierto desespero en el técnico empeñado en mantener la portería a cero.

El arreón del Sevilla se quedó en conato y el Valencia volvió a tomar el mando en la recta final del partido. Hubo un penalti de Mercado a Mina que el árbitro se zampó. El gallego, que también está de dulce arropado por la buena marcha del equipo, hizo el tercero al colarse en la infantil defensa del Sevilla. La fiesta era completa, Marcelino arengaba a las masas y a última hora apareció Kondogbia para mandar un balón largo a Guedes, el luso de otro planeta. El nuevo ídolo de la afición de Mestalla metió la sexta para plantarse delante del cancerbero del Sevilla y elevar el balón con sutileza. Mestalla recuperó una de esas noches que se creían perdidas.

4 Valencia CF

Neto; Montoya, Gabriel Paulista, Murillo, Gayá; Carlos Soler(Lato, m.90), Parejo, Kondogbia, Guedes; Rodrigo (Andreas Pereira, m.82) y Zaza (Santi Mina, m.71)

0 Sevilla FC

Sergio Rico; Mercado, Kjaer, Lenglet (Corcha, m.30), Escudero; Vázquez, Pizarro (Krohn Dehli, m.77), Banega; Navas, Muriel y Nolito (Sarabia, m.68)

Árbitro:
Estrada Fernández (Comité catalán). Mostró tarjeta amarilla a los valencianistas Zaza y Parejo y a los sevillistas Nolito, Lenglet, Pizarro y Corcha
INCIDENCIAS:
Partido de la novena jornada de LaLiga disputado en el estado de Mestalla ante 44.307 espectadores. El exentrenador del Valencia y Sevilla, Unai Emery, actualmente al frente del Paris Saint Germain, estuvo en el palco, así como el seleccionador nacional español, Julen Lopetegui. Además, se guardó un minuto de silencio por los fallecidos por los incendios en el norte de España y Portugal. En el fondo donde se ubica la Curva Nord se instaló una pancarta en la que se podía leer: "Mucha fuerza Galicia y Asturias".

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos