http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Un Valencia letal

Tridente. En Riazor, los delanteros cobraro protagonismo. / AFP PHOTO/MIGUEL RIOPA
Tridente. En Riazor, los delanteros cobraro protagonismo. / AFP PHOTO/MIGUEL RIOPA

El equipo consigue una media de un gol por cada punto sumado y con 40 logra el récord anotador de su historia

JUAN CARLOS VALLDECABRES

¿Se acuerda alguien de Enzo Pérez? ¿Se echa en falta a Diego Alves? ¿Sería titular en este Valencia Negredo? La respuesta, con toda seguridad en sentido negativo, todavía sería más contundente si esos supuestos se aplicaran a los Siqueira, Abdennour, Aderllan Santos, Mario Suárez... Siendo prudentes, este 'Valencia de autor' navega varias marchas por encima del que a estas mismas alturas de campeonato trataba de levantar Voro. La cifra es tan fría como contundente: 21 puntos separan al equipo de la temporada al de ahora. Aquel no se sabía sostener sobre el césped, éste es tan letal que se ha atrevido a pulverizar el récord anotador del club en una primera mitad del campeonato. Lleva tantos goles a favor como puntos (40, 21 tantos en casa y 19 fuera), superando en dos anotaciones los 38 que consiguió reunir el Valencia en 2008-09, con Unai Emery al frente. Esos 40 puntos de balance en esta primera fase le han permitido, con la derrota ayer del Sevilla, estar más cómodamente asentado en esa tercera plaza.

Tres derrotas en cuatro partidos (Getafe, Eibar y Villarreal) hicieron perder la segunda plaza

Ha sido una primera vuelta de sobresaliente. Aún a pesar de que queda un camino por recorrer, nadie pone en duda que la plaza de Champions será el premio a final de temporada. El empecinamiento o la fe de Marcelino en su 4-4-2 no han provocado una pérdida de confianza en sus ideales. A Marcelino hay varios compañeros de profesión que le han puesto en un compromiso táctico en algunos encuentros, pero la tremenda pegada exhibida por el Valencia han evitado sustos mayores.

A la hora de buscar un partido completo de los 19 de Liga jugados hasta ahora, seguramente el 4-0 al Sevilla (jornada 9) ocuparía un lugar de privilegio. Influye para ello no sólo el marcador, sino la imagen del Valencia y también el hecho de haber destrozado a un rival que cada vez va siendo menos directo. Otro día interesante desde el punto de vista blanquinegro fue el 3-6 en campo del Betis, como también el 1-1 ante el Barça, sobre todo por el respeto que tuvo el equipo de Valverde a los valencianistas.

La otra cara de la moneda se encuentra en las visitas a Getafe y Eibar. Tampoco se jugó bien en Vitoria, pero ahí se ganó por la pegada. Lo de Getafe, terreno de juego al margen, hay que encuadrarlo en el sentido de la pérdida de los valores que han llevado al equipo ahí arriba. En Eibar (2-1) tampoco se estuvo al nivel esperado. No se jugó bien contra el Atlético de Madrid en Mestalla (0-0) pero el punto que se sumó ante este adversario da un valor añadido.

Se publicaba ayer en un portal que el PSG tiene claro que Gonçalo Guedes ya no vale los 40 millones de euros que se manejaban como precio de compra hace unas fechas. De 40 a 70. Con meses por delante, un Mundial en verano y el PSG con toda la baraja en su poder, cada partidazo del portugués, como el de Riazor, viene a significar un paso más alejado en lo que respecta a su futuro como blanquinegro

El simple hecho de que Marcelino tenga en su agenda apuntado el nombre de Joao Cancelo ya es significativo. Por encontrar defectos, uno de los puntos débiles que parece tener el Valencia está en el lateral derecho. Que jugara Vezo en Riazor es prueba evidente que la cosa no está del todo clara. Montoya es tan titular como irregular y Nacho Vidal está entre sombras, deportivamente hablando.

Lo que empezó siendo una apuesta con algunas dudas para el público, por lo que se vio en los primeros encuentros, se está convirtiendo en un valor más que seguro. No hay partido que Neto no salve un balón de gol y eso permite al Valencia sobrevivir a los momentos que más dudas tiene sobre el terreno de juego.

Acaba de cumplir 100 partidos y el sábado en Las Palmas no estará por sanción. La presencia de Lato ha coincidido en la evidente mejoría de Gayà. Si las lesiones, sobre todo su isquio, le respeta, el de Pedreguer se ha convertido en un futbolista capaz de aportar tanto en ataque como en defensa.

Valverde y Marcelino. Son los dos técnicos que más rendimiento han obtenido de Parejo. El capitán se ha quitado de encima toda esa imagen de jugador de contrastes (sobre todo fuera del campo) y ahora no sólo hace que el Valencia juegue al ritmo que él marca sino que ha ganado en solvencia en cuanto a unas labores desconocidas para él hasta ahora. Ese 4-4-2 le invita a participar en la destrucción. No sólo es el que más pases da del equipo (lógico por su rol) sino que es el que más balones recupera.

Carlos Soler volvió a pisar ayer el césped. Lo hizo en la 'jaula' y sin balón, pero al menos es la mejor noticia de cara a su recuperación. El patadón del 3 de diciembre en campo del Getafe le está pasando seria factura. Pese a esta sensible ausencia, el Valencia ha superado este déficit, como también el de la baja de Murillo. El colombiano está algunos pasos por delante de Soler en cuanto a su recuperación.

Con Coquelin se ha dado un respiro Marcelino, que tiembla cada vez que sus dos pivotes (Kondogbia y Marcelino) se resfrían. El francés es hoy por hoy tan imprescindible como Parejo y no se concibe una alineación sin su músculo. Además, sus 3 goles demuestran que también le gusta pisar área. Es el futbolista que más faltas hace por partido del Valencia (1,7 de media).

No hay día que los jugadores del Valencia salgan descontentos con la actitud y generosidad del público de Mestalla. Se ha tenido este factor muy presente desde el principio y Marcelino se ha encargado de recordar en cada momento este hecho. En Copa ante Las Palmas, el técnico se encargó de hacer un llamamiento, algo que seguramente repetirá para el miércoles. El día del Girona, entre público y equipo se levantó el tanto inicial de Portu.

Zaza para lo bueno pero Zaza también para lo menos bueno. El italiano es especial para todo y cuando pasó lo que pasó el día del Levante, con su incomodidad para la suplencia, hubo un momento de duda y riesgo. A Marcelino se le podía escapar de las manos el asunto de su 9 de referencia pero en rendimiento del italiano está ahora fuera de toda duda. Con la llegada de Vietto, además, el Valencia se garantiza un potencial ofensivo tremendo, casi a la altura del Atlético: Griezmann, Gameiro, Torres y Diego Costa.

Fotos

Vídeos