http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia se lanza a por Copa y Champions

Los jugadores del Valencia, tras el penalti definitivo que dio el pase a la semifinal. / reuters
Los jugadores del Valencia, tras el penalti definitivo que dio el pase a la semifinal. / reuters

A la espera de saber hoy qué rival le toca en la semifinal, el equipo teme la factura física ante un Real Madrid en crisis

JUAN CARLOS VALLDECABRES

valencia. Dos valencianistas de corazón como Voro y Juan Sol vivirán hoy en Madrid el sorteo de semifinales de una Copa del Rey que tiene completamente embriagado al Valencia. No hay vuelta atrás para el equipo, que galopa en este arranque de año tan desbocado en ilusiones como exhausto de energía. Parejo, capitán y líder del vestuario, verbalizó ayer en rueda de prensa -hacía meses que ningún jugador se presentaba formalmente a los medios- que en el orden de preferencias que se ha marcado el grupo figuran al mismo nivel de importancia la plaza de Champions que otorga la Liga -a 6 puntos del Villarreal, quinto- y la final de la Copa del Rey. «No hay que dar prioridad a ninguna. Hay que ir a muerte a por las dos. Estamos en una situación privilegiada», opina Parejo.

Fue Marcelino el primero que habló de la final (se juega en abril) cuando ni tan siquiera se habían puesto en juego los cuartos. Exceso de confianza o estrategia de autoestima, lo cierto es que el gran problema con el que se encuentra ahora el Valencia es la falta de tiempo para todo. Ni hay margen para saborear la exigente gesta de Vitoria, ni tampoco para mentalizarse de cómo se puede vivir de nuevo una semifinal copera (para los blanquinegros será la 33 que jugarán en su historia), y ni mucho menos tiempo para descansar, que es lo que más inquietud genera en el club. Los futbolistas de Marcelino van a llegar 'tiesos' en ese cara a cara de mañana en Mestalla contra un Real Madrid que jugará con sus estrellas reposadas pero amenazado por una profunda crisis deportiva que tiene a Zidane más cuestionado que nunca.

El Leganés abrió en canal al Real Madrid y ahora el conjunto que entrena Garitano se ha convertido en el rival con el que el resto de candidatos le gustaría jugarse el pase a la final. El Valencia ha disputado 17 finales de Copa, de las cuales alzó el trofeo en siete, la última en 2008. Con el ambiente tan crecido que hay por Paterna, si las bolas emparejan este mediodía a Leganés y Valencia, la euforia será la nota predominante entre los integrantes de la plantilla blanquinegra.

Tratando de conjugar términos como físico y calor humano, en Paterna Parejo repartía ánimos recordando la necesidad de contar ahora más que nunca con el aliento de Mestalla. «Como capitán quiero transmitir lo que queremos: agradecer a la gente que fue a Vitoria y recordar que Mestalla es para nosotros un fortín. Se vive otro ambiente, la gente se divierte y va a animar. Nos ayudan mucho. Que Mestalla esté como hasta ahora es un plus y para el rival un inconveniente». En Madrid, mientras, era Cristiano Ronaldo el que a través de las redes sociales hacía su labor de agitador social: «Ánimo equipo. Ánimo madridistas. Aún nos quedan muchas batallas por ganar», decía el portugués.

La grada, como pedía Parejo, empujará lo suyo. Ayer, de hecho, el club anunciaba que quedaban a la venta menos de mil localidades. En los tres últimos enfrentamientos, el Madrid sólo ha sido capaz de rascar un punto. Agobiado como está ahora por su eliminación ante el Leganés, por el Bernabéu las alarmas están encendidas y se considera prioritario este encuentro del sábado al que, por cierto, parece que no presenciará en directo Peter Lim.

Lo bueno para el Valencia es el margen de puntos que todavía tiene, aunque los madridistas (a 5 puntos) tienen un partido menos. Manejando todos esos algoritmos, a Parejo le salía una solución que para algunos puede llegar a sorprender. ¿Quién es el favorito en este encuentro? «Jugamos contra uno de los mejores equipos del mundo. Cayó eliminado, parece que no está bien pero al final si miras todo, incluyendo que nosotros estamos por delante y jugamos en casa... el favorito es el Real Madrid».

Como siempre suele ocurrir cuando un equipo se enfrenta al Real Madrid, el árbitro suele estar bajo el punto de atención de muchos. En Valencia ahora más si cabe por una cuestión como las tarjetas. Marcelino fue el primero que puso el foco sobre este hecho y ahora la opinión es generalizada. «Intentan hacerlo lo mejor posible, a veces te perjudican y otras te benefician pero me asombra que estando terceros y el juego que hacemos, que además no somos el equipo que más faltas hace, somos los que más tarjetas llevamos. No somos ni violentos ni agresivos», advierte el capitán.

Hará mal el Valencia en desechar la versión de que los rivales empiezan a tomarle la medida al planteamiento de Marcelino. Parejo prefiere verlo desde otro punto de vista: «El equipo estuvo bien -en Vitoria-. Demostramos que sabe competir».

Más

Fotos

Vídeos