http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia inicia otra liga

Kondogbia, que no pudo jugar en Copa del Rey por sanción, realiza estiramientos en un entrenamiento. /  DAMIÁN TORRES
Kondogbia, que no pudo jugar en Copa del Rey por sanción, realiza estiramientos en un entrenamiento. / DAMIÁN TORRES

Los vascos, que no han ganado ningún partido en casa y sólo han metido un gol, van de víctimas para que los valencianistas caigan en su trampa Los de Marcelino visitan Mendizorroza sin Parejo y con las urgencias del Alavés

HÉCTOR ESTEBAN

valencia. Hoy por la mañana empieza otra liga para el Valencia. La de los bajos fondos. Una vez alcanzado el primer cuarto del campeonato la selección natural ubica a cada equipo en su sitio. El Valencia ha respondido con sobresaliente frente al grupo de los escogidos. De los gallos, tan sólo quedan en el calendario de la primera vuelta el Barcelona y el Villarreal. El resto ya espera a la vuelta una vez pase el nuevo año. Marcelino ha encontrado la tecla que el valencianismo llevaba buscando hace años. Ahora, una vez superados los duelos de campanillas, habrá que cambiar de partitura para lidiar con equipos más pegajosos y espesos. Hoy en día empatar contra el Valencia es casi una victoria para el rival. Y ese será el botín que buscará el Alavés de Di Biasi, el primer repuesto de esta Liga que llegó a Mendizorroza para solucionar el estropicio de Zubeldia. Los del Glorioso darían por bueno el empate ante uno de los invictos de la Liga. De Biasi, exentrenador del Levante e ídolo en Albania, señaló ayer que no firma la igualada ante el Valencia. La realidad es que un punto sería para los vascos casi un empacho. Los números del Alavés en casa son desastrosos. Un gol a favor, el que le marcó al Real Madrid, y nueve en contra. A priori, una merienda para un Valencia que es el equipo con más pegada como visitante con 12 tantos a favor -es cierto que media docena se la colocó al anárquico Real Betis de Setién-.

Marcelino comparecerá en Vitoria sin su brújula habitual. Parejo vio la amarilla con la que cumple ciclo en la última jornada ante el Sevilla y la lógica conduce al nombre de Carlos Soler como sustituto natural. El canterano, cuyo valor deportivo y económico se multiplica por mucho cada fin de semana, volverá a su posición natural.

La duda estará en las bandas. Guedes es fijo. La incógnita será si su posición se mantiene en la izquierda a pierna cambiada u ocupa el carril que dejará libre Soler. A partir de ahí se abren todas las alternativas. La más lógica es la entrada de Pereira, que ahora mismo se puede considerar como el jugador número doce de la plantilla.

Si Marcelino no apuesta por esta opción, las alternativas pasan por Nacho Gil después de su buen partido en Zaragoza o incluir a Lato de lateral izquierdo y subir la posición de Gayà como interior. Cualquier otro movimiento ajeno a estas variantes entra en el saco de las sorpresas.

El Alavés pescó este verano en el pasado valencianista para recomponer un equipo despedazado tras la marcha de Pellegrino. Munir, el que llegó a Mestalla para hacer olvidar a Alcácer, es hoy el delantero de referencia en Mendizorroza. Además, a Vitoria se marchó Sivera, uno de los porteros con más proyección de España, y que el Valencia colocó para obtener liquidez, y Nando. El cuarto elemento fue Medrán, que tras jugar de titular la primera jornada en Mestalla buscó en Vitoria los minutos que no le garantizaba Marcelino. Partido trampa para un Valencia invicto que quiere beneficiarse de las urgencias del Alavés.

Fotos

Vídeos