http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Valencia CF: 16 finales y un único objetivo

Zaza gesticula en un momento de la semifinal de la Copa del Rey contra el Barcelona. / REUTERS/Heino Kalis
Zaza gesticula en un momento de la semifinal de la Copa del Rey contra el Barcelona. / REUTERS/Heino Kalis

La plantilla pasa la página de la Copa y pone su atención en la Champions

TONI CALERO

valencia. Se cerró el sueño de la Copa del Rey y ya sólo importa la Champions. El desfile de los futbolistas del Valencia tras caer derrotados ante el Barcelona era el de un grupo de jugadores tristes y resignados. La esperanza de meterse de lleno en la eliminatoria, de intimidar de forma real a Messi y compañía se estrelló en ese larguerazo de Rodrigo Moreno. La segunda mitad del Barça dejó helados a los once que estaban sobre el césped, a los ocupantes del banquillo y la grada. «No ha podido ser», repetían Marcelino y sus futbolistas. El trance hasta meterse entre los cuatro mejores de la Copa y los minutos de vida que el Valencia dispuso en la semifinal permanecen como una satisfacción sin premio que debe servir para fortalecer al vestuario en su intento por seguir en la zona Champions cuando la Liga eche el cierre la tercera semana de mayo.

«Debemos acabar en los puestos de arriba, que es donde estuvimos, donde estamos y donde queremos estar a final de temporada», reivindicaba ayer Carlos Soler. Siempre se dijo que es la Liga quién da de comer a los clubes y en el caso del Valencia el topicazo le viene al pelo. A nivel deportivo, pero sobre todo económico, estar en Champions la próxima temporada supondría un éxito absoluto. Un alivio necesario. Después de dos años viendo cómo caían los ingresos -la previsión para la 2017-2018 es de 91 millones de euros-, necesita el Valencia el dinero por competiciones y televisión que sólo se consigue en Champions. Además, Meriton empezará a pagar en junio a Bankia una cuota anual que supera los 12 millones de euros. Es evidente que el Valencia y Peter Lim -no estuvo en la semifinal ante el Barcelona- necesitan una buena inyección de ingresos para estabilizar, a nivel económico, un proyecto deportivo que está funcionando.

Llegar a Champions, desde luego, es uno de los caminos más cortos para convencer a determinados futbolistas de que vistan -o sigan vistiendo- la camiseta blanquinegra en la 18-19. Son conscientes de ello los arquitectos de la parcela deportiva. El sueño de retener a Gonçalo Guedes, por ejemplo, suena a utópico en los despachos de la sede del Valencia y si existe la más mínima opción sólo pasa porque el año que viene se disputen partidos de Champions League en Mestalla.

«Han sido partidos complicados y el derbi es vital para afianzarnos», reconoce Carlos Soler

Desde luego, en el club ya no hay problema alguno en señalar que el objetivo es quedar entre los cuatro primeros. Aún no lo ha dicho de forma clara Marcelino, que siempre habla de «estar en competición europea» sin especificar. Para el asturiano, viajar el próximo curso por el viejo continente supondría un éxito sea cual sea la competición. Ese discurso, sin embargo, ha quedado desfasado porque es el propio club quien pronuncia ya sin dobleces que la meta del Valencia es la Champions.

«Todo va a volver a la normalidad, a pesar de las derrotas de los últimos partidos las sensaciones así lo dicen y el equipo va a recuperar su nivel. Estoy convencido», apuntaba Mateo Alemany en GOL tras el encuentro ante el Barcelona. «Ahora nos olvidamos de todo esto, hemos llegado a semifinales, por tanto, creo que hemos hecho una buena Copa. Nos ha tocado el Barça, uno de los grandes del mundo, y ahora tenemos nuestro reto de La Liga, que es prioritario y ante el Levante tenemos un partido importantísimo, vital, con poco tiempo de recuperarnos. Hay que tratar de quedar lo más alto posible en La Liga y a final de temporada haremos valoraciones», zanjaba el director general.

El Valencia, tercero en la tabla con cuarenta puntos, tiene algo relevante a su favor: a partir de ahora sus principales rivales en la lucha por la Champions se ven obligados a dosificar esfuerzos. El Villarreal, que ha recortado siete puntos en las últimas seis jornadas, juega la próxima semana ante el Olympique de Lyon en la Europa League. Sobre el Sevilla cuenta el Valencia con una ventaja de siete puntos y el conjunto hispalense se medirá el 21 de febrero al Manchester United en los octavos de final de la Champions.

El Valencia espera ir recuperando el aliento perdido en las últimas semanas aunque el derbi de mañana aún lo jugará en desventaja en ese sentido ya que el Levante llega a la cita con cinco días más de descanso. «Venimos de un esfuerzo muy grande tanto en Liga como en Copa, con partidos muy complicados. Es verdad que tenemos alguna que otra baja, pero vamos a pelear el derbi como la ocasión lo merece», aseguraba Soler, quien estará en el once titular. Es un partido «especial» para el canterano y, a su entender, «un duelo vital para afianzarnos en la tercera posición».

Fotos

Vídeos