http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

El Valencia CF exhibe músculo a su afición

A lo grande. Los nuevos fichajes del Valencia se hacen una foto en Mestalla junto a la mascota del club y con los aficionados que llenaron la grada de tribuna./ Jesús Signes
A lo grande. Los nuevos fichajes del Valencia se hacen una foto en Mestalla junto a la mascota del club y con los aficionados que llenaron la grada de tribuna. / Jesús Signes

El acto de Mestalla reúne a seis mil entregados seguidores y tiene a Kondogbia como el fichaje más aplaudido. Guedes, feliz tras brillar con la selección portuguesa sub-21, aterriza en Manises y va directo al estadio para recibir allí las primeras muestras de cariño

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

A tres días de que el Atlético de Madrid de Simeone someta al Valencia CFde Marcelino a un duro examen en Mestalla, el club dio un paso adelante para fortalecer su conexión con la afición y exhibió músculo. Siete caras nuevas de golpe. Los siete fichajes de este extraño verano coincidieron ayer en el estadio blanquinegro, en una imagen que hace años se solía hacer el mismo día de la presentación pero cuyo protocolo cada día se ve menos, debido tanto al adelanto de inicio de Liga al mes de agosto como al posterior cierre de mercado. De hecho, para cinco futbolistas, la de ayer noche fue la primera vez que pisaron con la camiseta valencianista el césped de Mestalla: Kondogbia y Murillo (debutaron en el Bernabéu), Paulista, Andreas Pereira y Gonçalo Guedes.

Además, para Pereira y Guedes este inusual acto (hubo algo parecido hace dos años con Kempes como anfitrión) les llegó antes incluso de su presentación formal, prevista para este mediodía en la ciudad deportiva de Paterna. El portugués, por cierto, llegó a esta convocatoria casi con la hora justa puesto que apenas una hora antes había aterrizado en Manises tras jugar con la selección sub-21 de Portugal.

Fueron alrededor de seis mil aficionados -la tribuna completa-, así todo chiquillería, los que no quisieron perderse este baño de espuma que demostró la timidez de jugadores como Maksimovic y Pereira; la soltura de Paulista y Murillo; la extrema seriedad de Kondogbia y la espontánea alegría y felicidad del joven Guedes. No se prolongó mucho el evento: un vídeo de cada uno, una pequeña intervención (a Maksimovic se le puso un nudo en la garganta cuando tuvo que hablar en español) y lanzamiento de balones de regalo para los seguidores. Quizás, si hubiera que destacar algo en un supuesto aplausómetro, el que más cariño recibió de la afición fue Kondogbia. Su buen partido en el Bernabéu y sobre todo el gol que le marcó al Real Madrid hizo que la tribuna jaleara su nombre. «Trabajar», fue el término que más repitió el centrocampista francés, un mensaje que una y otra vez en el Valencia actual se asocia a las exigencias de Marcelino.

Al técnico asturiano, si hay uno que lo conoce bien porque coincidió con él en el Villarreal es precisamente Gabriel Paulista. «Conozco al entrenador y su manera de trabajar, fuerte. Por eso todos tenemos que estar muy concentrados para hacerlo lo mejor esta temporada», confesaba de manera algo dicharachera el central, al que se le vio con bastante complicidad con Murillo y con el recién llegado Pereira.

Las dudas de Marcelino

Así como Jeison Murillo sí jugó en el Bernabéu, Paulista llegó a Valencia con un poco de déficit físico tras superar una lesión. Se supone que este sábado ya puede estar en mejor disposición para que el técnico decida, si así lo estima oportuno, contar con él, aunque todo apunta a que Garay sustituirá al lesionado Vezo y que Murillo continuará en el once titular.

Que decida Marcelino echar mano de Pereira para la banda izquierda o de Guedes para el ataque es algo poco probable, al menos en lo que se refiere a este último. Guedes actuó con el 9 y como delantero con la sub-21 portuguesa y aquí, con el 7, se le espera o bien por la derecha si se requiere mayor profundidad o bien como segundo punta. «Estoy muy contento, espero dar lo máximo», confesaba sobre su gol y por el hecho de que, además, provocara un penalti a favor de su selección.

Seguramente, la reflexión más profunda de la noche llegó de boca de Murillo. Después de su experiencia en el Inter, el colombiano apuntó uno de los secretos que tanto sehan echado en falta en el Valencia de los últimos años: «Todos sabemos que un equipo empieza desde el vestuario, cuando se es familia y se tabaja juntos. Se ve el reflejo dentro del campo y se ven los resultados». Neto habló casi como portavoz: «De nosotros se puede esperar mucha fuerza y determinación».

Fotos

Vídeos