http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

El Valencia dilapida su colchón

Zaza y Varane, en una acción del encuentro del sábado. / juanjo monzó
Zaza y Varane, en una acción del encuentro del sábado. / juanjo monzó

El equipo era segundo a 8 puntos del quinto y ahora puede ser cuarto con 3 de margen | De marcar 2,75 goles y encajar 0,9 por partido hasta la jornada doce se ha pasado a una media de 1 tanto a favor y 1,5 en contra por encuentro

J. CARLOS VALLDECABRESVALENCIA.

Los 'colchones' están para eso, para cuando llega la época de vacas flacas resistir las embestidas de los otros equipos sin que los daños sean tan trágicos. El Valencia lo está viviendo en sus propias carnes. Ahora el equipo de Marcelino no atraviesa por su mejor momento de juego ni de puntos. Lo que hasta hace algunas semanas era poco menos que un temporadón ha pasado ahora a convertirse en una situación de cierta inquietud.

Estadísticamente, la frialdad de los puntos arroja algo de preocupación. Lo mejor que tiene el Valencia es el nivel de compromiso de sus futbolistas y a pesar de las circunstancias (sobrecarga de partidos), al aficionado le satisface la respuesta del equipo. Otra cosa bien diferente es la consecuencia que ese hecho tiene en la clasificación. Y ahí es cuando empiezan los problemas.

Teniendo en cuenta que el domingo que viene al Valencia le espera uno de esos desplazamientos más que complicados (el Atlético le metió ayer tres a la UD Las Palmas), hay que hacer hincapié en la reducción que se ha apreciado en cuanto a diferencia de puntos que había y la que hay ahora. El Valencia aún está metido en zona Champions -eso es lo importante- pero es evidente que ahora la amenaza está mucho más cerca que antes.

Se puede distinguir un Valencia de la jornada 1 a la 12 (Espanyol-Valencia, 0-2) y otro de la 13 (el 1-1 del Barça) a la 31 (con el 1-4 ante el Real Madrid). El ritmo de puntos no tiene nada que ver entre una y otra fase. En la primera, el Valencia se colocó segundo clasificado (30 puntos) a cuatro del líder (Barça), y había ciertas perspectivas de poder incluso alcanzar a medio plazo al equipo de Valverde. Lo mejor de aquella situación era que tanto el Real Madrid (tercero) como el Atlético (cuarto) estaban a 6 puntos, y que el Sevilla (quinto) navegaba a 8 puntos.

Ahora, el panorama es bien distinto. Ya nadie piensa en el Barça, poco se mira al Atlético (segundo a 6 puntos) y hay más respeto a la opción que tiene el Real Madrid (cuarto) de quitarle la tercera plaza al Valencia si consigue ganar el encuentro que tiene aplazado. Los valencianistas tienen 2 puntos de ventaja tan sólo respecto a los madridistas y el problema es que el Villarreal (quinto) se ha sumado a la lucha. Está a sólo tres puntos.

El Valencia mantiene ese nivel de compromiso que exhibió desde el arranque de campeonato pero su juego ha dejado de ser tan fluido. Y no sólo eso, se ha perdido la seguridad defensiva que tanto pretendió Marcelino, incluso antes de que tomara las riendas del equipo.

Ha habido un decaimiento general en todos los frentes. Se marcan menos goles y se encajan más. De los 33 tantos a favor que se llevaban en esas 12 primeras jornadas (2,75 de media por partido) se ha pasado a los 9 (1 por encuentro). Los equipos ya saben cómo defenderse ante el potencial blanquinegro. Y saben cómo atacarle: de 0,9 goles encajados en la primera fase a 1,5.

Fotos

Vídeos