http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia CF abre una herida con los veteranos

Fernando Giner, con la bandera fundacional del Valencia, que le fue entregada de manera anónima. / iván arlandis
Fernando Giner, con la bandera fundacional del Valencia, que le fue entregada de manera anónima. / iván arlandis

El encuentro, con jugadores como el Piojo, Mendieta, Aimar o Anglomá, se tenía que haber jugado ya y el rival era el Atlético de Madrid Murthy anula sin explicación el partido de leyendas y pone trabas a la entrega formal al club de la bandera fundacional

JUAN CARLOS VALLDECABRES

valencia. El Valencia y la Asociación de Futbolistas van camino de pasar una Navidad más tirante de lo deseable. Si hace algunas semanas el club abría una brecha con la Agrupación de Peñas, ahora dos decisiones del club han sido las causantes de que la paciencia de los veteranos y más en concreto de su junta directiva esté a punto de desbordarse. El famoso partido de leyendas que no se ha jugado y la bandera fundacional del Valencia CF de 1924, desde septiembre en poder de la Asociación, se han convertido en temas que han levantado una profunda decepción en el colectivo de exjugadores. La postura adoptada en ambos casos por el presidente de la entidad, Anil Murthy, ha acabado por provocar el malestar de los directivos del grupo de futbolistas, que precisamente para este viernes que viene preparan la tradicional comida navideña a la que asistirán casi 130 miembros.

Lo llamativo es que a esta cita del viernes no vendrá ninguno de los exfutbolistas que viven en el extranjero. La idea era contar al menos con la presencia de alguna de las figuras más relevantes y Fernando Giner, presidente de la Asociación, explicaba ayer cuál podía ser el motivo concreto de estas significativas ausencias. «Ojalá vinieran, pero tengo que admitir que el partido de leyendas que teníamos que jugar nos ha perjudicado de manera muy importante». Giner, que se muestra muy cauto a la hora de entrar en detalles al respecto, admite que ese encuentro de leyendas al que hace referencia fue uno de los compromisos que adquirió a finales de marzo pasado. Cuando fue reelegido como presidente de la Asociación y en presencia curiosamente de Anil Murthy -entonces era consejero-, anunció entre otras iniciativas la disputa de un partido de leyendas (para el 23 de noviembre pasado) en la que iban a participar gente como el Piojo, Mendieta, Ayala, Aimar, Anglomá...

Así, de hecho, estaba anunciado y así quedó plasmado incluso por escrito en las diferentes reuniones de trabajo que mantuvo la Asociación con el propio club. El rival iba a ser el Atlético de Madrid (Solozábal es el presidente de los veteranos y ya había buscado a jugadores de aquella época para jugar); el día ya estaba fijado (no había Liga esa semana por partido de la selección); las entradas para Mestalla tenían precio (5 y 10 euros), y la mayoría de exjugadores valencianistas ya habían mostrado su total predisposición por participar en el evento.

«Noto un cambio de sensibilidad entre Layhoon y Anil Murthy», admite Fernando Giner

Todo estaba ya bastante encaminado y perfilado pero pocas semanas antes de la fecha y pese al visto bueno que había expresado en todo momento el propio Murthy, el club echó abajo toda la organización y anuló el partido, ante la sorpresa de los directivos de la Asociación. «No hubo justificación para que la pudiéramos trasladar a nuestros asociados. El Valencia nos dijo que no se iba a hacer y ahí acabó toda la historia, no tengo palabras para decir por qué», admite Giner; mientras que un directivo de este colectivo hace una reflexión que va un poco más allá: «Lo que no se puede consentir es que cuando las cosas van mal y el equipo necesita ayuda, desde el club se nos llame para que traigamos a algunos de los compañeros al palco para mostrar nuestro apoyo; pero luego cuando las cosas van mejor deportivamente hablando ya cambien su postura respecto a nosotros».

El otro punto de interés se refiere a la bandera fundacional de la entidad que, de manera anónima, fue remitida a la Asociación. Desde hace muchísimas fechas, los veteranos habían invitado a Murthy a que acudiera este viernes a la comida, con el fin de que se escenificara la entrega de este símbolo del valencianismo. La intención última de la Asociación era que el club se comprometiera, no sólo a asumirla, sino a restaurarla y ponerla en un lugar de prestigio. La sorpresa llegó, según admiten desde la directiva de los veteranos, cuando recibieron una contundente comunicación de Murthy en la se decía que la bandera era propiedad del club y no había que hacer ningún de acto formal. Eso ocurrió justo en la víspera que el presidente hiciera la polémica editorial ensalzando la labor de Meriton, días antes de la Asamblea.

Desde entonces, la postura del club ha sido siempre la misma. Ninguna pretensión de participar en esa escena ante los veteranos. De hecho, al parecer, la penúltima intentona de la entidad fue la de montar ese mismo acto de entrega pero en un tono mucho más oficialista y privado, sin que tuvieran tanta presencia los veteranos. Así se iba a hacer hasta ayer mismo. Anoche, en cambio, el Valencia cambió de postura e informó a la Asociación que finalmente participaría el viernes en el almuerzo y allí se aceptaría la entrega de la bandera.

Pese a este cambio de última hora, preguntado al respecto, Fernando Giner, visiblemente afectado, reconocía un hecho: «Noto un cambio de sensibilidad entre Layhoon y Anil Murthy». Curiosamente, esa impresión se observa también en la Agrupación de Peñas.

Fotos

Vídeos