http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Los tres soldados de Marcelino

Paulista y Vietto coincidieron con Marcelino en el Villarreal. / irene marsilla
Paulista y Vietto coincidieron con Marcelino en el Villarreal. / irene marsilla

El técnico confió en Paulista y Vietto, dos hombres clave en su etapa en Vila-real

T. C.VALENCIA.

La llamada de Marcelino García Toral a Francis Coquelin no ha sido un hecho aislado. En realidad, detrás de la mayoría de fichajes del actual proyecto del Valencia ha influido el contacto personal entre el entrenador y varios de los futbolistas. Gabriel Paulista, Luciano Vietto, Geoffrey Kondogbia, el propio Coquelin... El técnico asturiano fue armando en verano el equipo a su gusto, lógicamente, y en el mercado de invierno está acabando de encajar las piezas de un Valencia que funciona y está cómodo en las posiciones de Champions League.

Dentro de ese puzzle reclamó Marcelino jugadores que conocía de sobra de su paso por equipos como Villarreal o Sevilla. Su primera conquista fue Gabriel Paulista. Era primordial para el nuevo proyecto buscar centrales de garantías después de los fiascos de Aderllan Santos y Aymen Abdennour. Marcelino había disfrutado de la mejor versión de Paulista en el Villarreal y fue uno de sus grandes objetivos para el eje de la defensa. Valencia y Arsenal habían cerrado el año anterior el traspaso de Mustafi y ahora tocaba recorrer el camino inverso. Gabriel volvía a la Liga para unirse a un técnico que conocía a la perfección. «Sé como trabaja Marcelino, su estilo. Por él también estoy aquí», reconocía el brasileño durante su presentación.

Paulista había sido clave en el Villarreal (coincidió un año y medio con Marcelino, hasta su venta al Arsenal) y en Mestalla se juntaría con otro central que había pasado por la escuela del técnico asturiano, Ezequiel Garay. Uno y otro fueron puntales de un Racing de Santander histórico. Se abría camino el zaguero en el fútbol europeo y Marcelino daba continuidad en el Sardinero a su gran trabajo con el Recreativo de Huelva. En esa 2007-2008, Garay tenía 21 años y su concurso sería decisivo para que el Racing se clasificara para la UEFA y entrara en las semifinales de la Copa del Rey. Fruto de esa temporada el Zaragoza haría un contrato millonario a Marcelino y Garay se marchaba al Real Madrid por diez millones de euros. El binomio entre el central y el entrenador había funcionado a la perfección.

Eugenio Botas, agente del entrenador, ha estado muy presente en la construcción del proyecto

Luciano Vietto es el tercer soldado del Valencia que forma parte de la vieja guardia de Marcelino. Al argentino lo trajo el club que preside Fernando Roig por unos cinco millones de euros. Vietto apenas tenía 20 años y por delante, una dura competencia: Uche, Cheryshev, Gerard Moreno o Giovani dos Santos. Fue ganándose Vietto la confianza de Marcelino hasta convertirse en el delantero con más minutos, absoluta referencia del ataque del conjunto amarillo. El cordobés acabó la temporada con 20 goles y 8 asistencia y el Villarreal ingresaba 20 millones procedentes del Atlético de Madrid.

De los tres futbolistas que Marcelino entrenó y ahora vuelven a estar bajo sus órdenes en el Valencia, uno es fijo (Garay), el otro, Gabriel Paulista, compartía relevancia en la rotación con Jeison Murillo antes de la lesión del colombiano y el tercero, Vietto, hizo un debut colosal como titular consiguiendo un triplete ante Las Palmas. Ese día, Vietto daba una de las claves para entender la relación entre Marcelino y su vieja guardia: «Es un entrenador que me conoce, que sabe cómo sacarme mi máximo rendimiento, yo también le conozco y sé su forma de trabajar. Eso hace las cosas más fáciles».

Más allá de los hombres que ocupan el vestuario, queda claro que a Marcelino le gusta rodearse de gente de su máxima confianza también en los despachos. En su ya larga trayectoria, el representante Eugenio Botas ha tenido una importancia absoluta. De hecho, el agente ha estado muy presente en la construcción del actual proyecto del Valencia. El 21 de julio, con el mercado en plena ebullición, Botas se reunió en la sede del club con Mateo Alemany. Esa escena se ha repetido en los últimos días, coincidiendo con la necesidad de reforzar la plantilla en invierno.

Fotos

Vídeos